Archivo de Público
Viernes, 16 de Marzo de 2012

Un programa ayuda a los adultos de riesgo a no engordar

Reuters ·16/03/2012 - 21:00h

Por Genevra Pittman

Las personas obesas que participaron de un programa de manejo del peso en centros de salud comunitarios adelgazaron y no recuperaron los kilos comparados con un grupo que no participó del programa, según un estudio.

Además, fueron más propensos a mantener controlada la presión hasta dos años después.

Los participantes eran principalmente pertenecientes a minorías raciales y pobres, que son los dos grupos poblacionales de Estados Unidos que más se ven afectados por la obesidad y las enfermedades asociadas, como la diabetes y los males cardíacos, y los más difíciles de alcanzar con las estrategias de prevención.

Debido en parte a esas características demográficas, los resultados son "alentadores", dijo Sara Bleich, de la Escuela Bloomberg de Salud Pública de Johns Hopkins, Baltimore, y que no participó del estudio.

"Lo que suele suceder (en los programas de manejo del peso) es que las personas pierden muchos kilos al principio y los vuelven a recuperar rápidamente", dijo.

"Lo positivo (de este estudio) es que estamos viendo una reducción sostenida del peso corporal, aunque sea modesto. Esa reducción podría revertir o aliviar una gran cantidad de enfermedades", agregó.

El estudio se realizó en tres centros de salud comunitaria de Boston. Al azar, unos 400 adultos obesos bajo tratamiento de hipertensión recibió la atención habitual, que incluye un folleto sobre el peso saludable o la participaron de un programa de manejo del peso.

Los participantes del programa establecieron pequeñas metas a alcanzar con el cambio de la conducta, como reducir la cantidad de tiempo frente a la TV, caminar todos los días y no consumir bebidas dulces.

Ellos recibieron llamadas telefónicas regulares de educadores en salud durante los dos años que duró el estudio para conversar sobre sus metas y el progreso logrado. Además, se los invitó a concurrir a sesiones de apoyo grupales, mensuales y optativas en el centro de salud comunitario.

Más del 80 por ciento de los participantes era de raza negra o hispana y la mayoría no tenía más educación que secundaria y tenía unos 55 años. Casi todos ingresaron al estudio pesando más de 100 kilos.

Gary Bennett, autor principal del estudio de la Duke University, de Durham, en Carolina del Norte, consideró que el programa es único porque se realizó en un centro de atención primaria y fue personalizado.

A los dos años del estudio, el grupo había adelgazado algo más que el grupo de control: 1,54 kilos versus 0,5 kilos, según publica Archives of Internal Medicine.

"No adelgazaron demasiado, pero no volvieron a engordar", dijo Bennett, quien consideró que los cambios de la presión arterial fueron "clínicamente más significativos" que adelgazar unos pocos kilos.

Aunque el equipo todavía está realizando el análisis de los costos del programa, dijo que la intervención "es lo suficientemente económica como para que los centros de salud y otros centros de atención primaria puedan ofrecerlo a la población gratis o con un bajo costo".