Archivo de Público
Miércoles, 14 de Marzo de 2012

La ayuda al desarrollo española bajó en 2011 al 0,29 del PIB

Este descenso en más de una décima no incluye el recorte avanzado por el actual Gobierno

EUROPA PRESS ·14/03/2012 - 22:48h

La ayuda ha descendido más de una décima en un año - EFE

La Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) española cerró 2011 representando el 0,29 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) frente al 0,43 corresondiente a 2010, ha avanzado el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en el Congreso.

Este descenso en más de una décima no incluye el recorte avanzado por el actual Gobierno como consecuencia del acuerdo de no disponibilidad del gasto de diciembre pasado, han aclarado fuentes del departamento que dirige José Manuel García-Margallo.

Es decir, que esta bajada notable en la AOD ha tenido lugar bajo la gestión socialista, sin olvidar tampoco los recortes en cooperación llevados a cabo por diversas Comunidades Autónomas.

Ante la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Congreso, el ministro no ha concretado cuál será el recorte que afectará a la cooperación en los próximos Presupuestos Generales del Estado para 2012 ni a qué programas o países irá dirigido a pesar de las reiteradas preguntas en este sentido por los portavoces parlamentarios.

Ha explicado que apenas se acaba de aprobar el techo de gasto de los Presupuestos Generales del Estado y que aún tiene "muchas dudas" sobre cómo repartirá la partida que finalmente se destinará a cooperación.

En general, todos los portavoces parlamentarios, con excepción del PP, han mostrado su preocupación por el recorte de 1.000 millones de euros en cooperación que supone el acuerdo de no disponibilidad del gasto.

El portavoz socialista en Cooperación, César Luena, ha expresado su preocupación ante el escenario probable de que la AOD siga bajando hasta situarse a finales de 2012 en el 0,25 por ciento del PIB, es decir, niveles de 2004, porque eso significará "reducir a la mitad la acción humanitaria, la ayuda bilateral y los convenios con las ONG de Desarrollo más importantes de España".

El representante de CiU, Antoni Picó, ha recordado al ministro que otros países de nuestro entorno como Reino Unido, Alemania o incluso Italia no han reducido su ayuda al desarrollo, ya que se trata de una política que tiene también mucho de "estrategia" en política internacional.

UPyD, PNV e ICV han solicitado al ministro que aclarara qué horizonte se marca el Gobierno de cara a alcanzar la meta de destinar el 0,7 por ciento del PIB a ayuda al desarrollo, pero el ministro ha evitado compromeerse en el actual contexto económico y se ha limitado a decir que se llegará a ese objetivo "cuando se pueda".

Salvar las pensiones y los ambulatorios

También ha justificado el recorte en cooperación porque la alternativa si no sería probablemente la de "bajar las pensiones o cerrar ambulatorios".

El ministro sí ha concretado que en los próximos años la ayuda al desarrollo se centrará en los países de Centroamérica, el Caribe, la Comunidad Andina, el norte de Africa y Africa Subsahariana Occidental.

Y ha explicado que el norte de Africa debe ser un destino prioritario de la cooperación española para contrarrestar la influencia de aquellos movimientos "extremistas" que gozan de un gran apoyo popular por la labor de prestación de servicios sociales que llevan a cabo.

También ha indicado que los programas en los que se centrará nuestra cooperación estarán relacionados con la lucha contra el hambre, los servicios sociales básicos (salud, educación, agua y saneamiento) y la buena gobernaza.

Más participación privada

Margallo ha avanzado su intención de que las acciones de la cooperación española se concentren "en aquellas acciones que permitan una mayor particpación del sector privado" pues las aportaciones privadas además de desgravar fiscalmente computan como Ayuda Oficial al Desarrollo.

"Soy un absoluto partidario de la participación privada en la cooperación con transparencia, control y eficacia", ha subrayado.

El ministro ha indicado que España seguirá dedicando fondos a la ayuda de emergencia, pero no ha concretado en qué medida. Tampoco ha precisado si los recortes que se avecinan afectarán a las subvenciones a las ONG --aunque se respetarán los acuerdos que alcanzó en este sentido el anterior Ejecutivo-- ni qué organismos multilaterales dejará de financiar nuestro país, si bien en el Senado ya avanzó su intención de reducirlos de 70 a 35.

Eso sí, ha criticado que el anterior Gobierno socialista destinara 160 millones de euros en cuatro años a financiar ONU Mujeres y no consiguiera situar a una española al frente de esta institución, que dirige la chilena Michelle Bachelet, cuyo país tan solo aportó 22.500 euros a este organismo.

El ministro ha dado por hecho el cierre de algunas Oficinas Técnicas de Cooperación que no ha concretado y cuyos cooperantes podrían integrarse en la delegación de la UE en ese país.