Archivo de Público
Miércoles, 14 de Marzo de 2012

Salidas de tono y tropiezos reales

Tanto el rey Juan Carlos como los príncipes Felipe y Letizia han protagonizado varias anécdotas ante las cámaras

PÚBLICO.ES ·14/03/2012 - 21:21h

La reina prefiere la música. Al menos, eso es lo que cree el rey Juan Carlos, que hoy ha tomado la palabra cuando no tocaba en un acto de La Caixa, cuando el protocolo establecía que era el turno de los músicos.

La reina así se lo hizo ver, pero el monarca respondió: "ya lo sé, pero déjame hablar un momento". Tras estas palabras, Juan Carlos bromeó con que "se nota que ella prefiere la música". Después, el rey tuvo que disculparse ante los dos músicos por "haberles quitado tiempo".

Ésta no es la primera ocasión en la que el rey Juan Carlos protagoniza una anécdota de este tipo, incluso alguna que otra salida de tono. En noviembre de 2007, el monarca acuñaría la que sería una de sus frases más famosas, cuando mandó callar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con aquel "¿por qué no te callas?". Algo que indignó al mandatario venezolano, que pidió al rey que, por respeto a "Venezuela y su dignidad de Estado independiente", reconociera que "se extralimitó".

Un episodio más reciente se produjo el pasado mayo, cuando estaba a punto de someterse a una operación de rodilla. El rey perdió los papeles y se acercó a los periodistas para abroncarlos, ya que los medios habían informado el día anterior de la noticia, así como del historial de intervenciones a las que ha tenido que someterse a lo largo de su vida. "Lo que os gusta es matarme y ponerme un pino en la tripa todos los días en la prensa", espetó Juan Carlos, que añadió que "eso es lo que hacéis la prensa, siempre".

Sin embargo, el no es el único miembro de la familia real que ha protagonizado algún tropiezo. "Ya has tenido tu minuto de gloria", le dijo el príncipe Felipe en junio del año pasado a una ciudadana que le preguntó: "Con todos mis respetos, ¿cuando usted sea rey tendrá la honestidad suficiente para proponer un referéndum sobre monarquía o república por una cuestión democrática?".

Ni si quiera la princesa Letizia se salva. En 2003, cuando el príncipe Felipe y Letizia anunciaban su boda, la entonces periodista de TVE contaba que no iba a abandonar de golpe la cadena pública. "De forma progresiva voy a integrarme en esta nueva vida con las responsabilidades que conlleva y con el apoyo y cariño de...", declaraba Letizia, cuando el príncipe la interrumpió, a lo que ella respondió: "déjame terminar".