Archivo de Público
Miércoles, 14 de Marzo de 2012

El Real Madrid, a evitar el milagro moscovita

Mou deja en el banquillo a Benzema y apuesta por Higuaín en ataque. El resultado de la ida (1-1) mantiene la incertidumbre

EDUARDO ORTEGA (@_eduardo_ortega) ·14/03/2012 - 15:45h

Mourinho, este martes en rueda de prensa. AFP

Salir en tromba o a conservar. Esa era la principal incógnita de Mourinho para la vuelta de los octavos de final de la Champions que enfrenta esta noche al Real Madrid en el Bernabéu al CSKA de Moscú.

Y el portugués ha elegido el 'once' de los últimos partidos, que incluye al argentino Higuaín en ataque pero no al francés Benzema, por lo que sólo sale con un delantero puro ante los moscovitas.

En el equipo titular se mantiene también Kaká, pese a su escasa aportación ante el Betis. El brasileño está resurgiendo esta temporada pese a su irregularidad, y un gran partido en una noche europea podría darle el empujón definitivo.

Özil y Ronaldo seguirán como titulares indiscutibles, mientras que la sorpresa en la convocatoria es que Callejón se queda fuera, pese a la buena temporada que está cuajando, y que es uno de los primeros cambios de Mourinho.

El portugués ya fue prudente este martes"Es un espacio abierto a sorpresas y a que no siempre un buen equipo consiga ser mejor y ganar los partidos. Con 1-1 tenemos razones para saber que va a ser difícil. El CSKA es fuerte desde hace muchos años. Al contraataque, físicamente y saben defender. Conozco las dificultades por eso intento pasar ese mensaje a mis jugadores".

A por el "milagro"

Por su parte, para el CSKA ya es un premio estar en la vuelta de los octavos de final en el Santiago Bernabéu, y todavía con vida. El gol en el último segundo del sueco Pontus Wernbloom mantiene la esperanza en el equipo del Ejército ruso. Honda, al que Ronaldo lanzó varios piropos en la rueda de prensa de este martes, y que era la principal duda de los rusos, empieza en el banquillo.

El equipo moscovita parte esta noche con todas las desventajas del mundo en el peor escenario posible, pero se agarran a la épica y a un "milagro" -como lo calificó Mou ayer- que les llevó a empatar en el último suspiro hace dos semanas.