Archivo de Público
Miércoles, 14 de Marzo de 2012

Amnistía denuncia las torturas sistemáticas del régimen de Asad

Los opositores detenidos son sometidos a 31 tipos diferentes de torturas según el testimonio de 19 personas recogidos en un informe

PÚBLICO.ES ·14/03/2012 - 09:05h

Mientras que la ONU trata de frenar la escalada de violencia y Amnistía denuncia las torturas sistemáticas, el régimen sigue bombardenado Homs. Reuters

Crucifixión, descargas eléctricas, golpes o violaciones. Así trata el régimen de Bachar al Asad a los civiles y rebeldes sirios que ha capturado desde hace un año, cuando comenzó la revuelta, según informa Amnistía Internacional este miércoles en un informe que cataloga los 31 tipos de torturas que está empleando contra la población.

Titulado 'Yo quería morir: hablan los supervivientes de las torturas en Siria', el documento (PDF-inglés) relata a través del testimonio de 19 opositores los abusos cometidos por las tropas de Asad para frenar las revueltas sociales, al Ejército Libre y obtener información.

“Los testimonios que hemos escuchado describen los oscuros entresijos de un sistema de detenciones e interrogatorios que, un año después de que comenzaran las protestas, parece destinado a degradar, humillar y aterrorizar a las víctimas para que guarden silencio", denuncia la organización en su página web.

Crímenes contra la humanidad

Para Amnistía, este informe debe ser utilizado como una prueba más de los crímenes contra la humanidad que esta cometiendo el régimen de Asad y por eso "seguimos creyendo que la Corte Penal Internacional representa la mejor opción para asegurar que se saque a la luz a los responsables de los graves crímenes que se están cometiendo".

Los guardias desnudan, cuelgan y apalean a los detenidos hasta dejarlos inconscientes

En el texto se detallan hasta 31 tipos de torturas diferentes, que van haciéndose más despiadados desde la detención hasta el momento del interrogatorio. 

El comité de "bienvenida", como lo denominan los propios torturadores, incluyen golpes con porras, culatas de rifles, puñetazos o cables de espino, además de desnudar a los detenidos y dejarlos a la intemperie durante un día entero. 

Después vienen las torturas durante el interrogatorio. Según Amnistía, algunas víctimas dicen haber sido obligadas a meterse dentro de un neumático de coche para quedar inmovilizado y haber recibido golpes hasta perder la consciencia. Otros dicen haber sido colgados durante horas u obligados a permanecer de puntillas mientras los golpeaban o les arrancaban la piel con pinzas para carne.

Las técnicas de Asad, como las de su padre en los ochenta

"Cada día nos sacaban de la celda durante una o dos horas para golpearnos. Nos forzaban a arrodillarnos, con los ojos cubiertos y las manos atadas, en la sala de interrogatorios y nos golpeaban por todos lados. Así fue durante seis días", relata Raed, un joven graduado de 27 años que estuvo una semana encarcelado.

"Cada día os forzaban a arrodillarnos, con los ojos cubiertos y las manos atadas, en la sala de interrogatorios y nos golpeaban por todos lados"

En otros casos, los arrestos se alargaban durante semanas, en las que los detenidos vivían en pequeñas celdas atestadas de gente, sin apenas poder ir al baño ni recibir asistencia médica y alimentados a base de un trozo de pan diario. Varios testigos afirman haber sido aislados en espacios diminutos durante días o encerrados con cadáveres o presos moribundos.

Amnistía denuncia que la tortura es sistemática en Siria desde la "época oscura de los ochenta y los noventa", pero que en el último año se ha recrudecido, "recordando a las técnicas que empleaba el expresidente Hafez al Asad", el padre del actual mandatario.

Además, la violencia sexual es una práctica habitual entre las fuerzas de seguridad sirias que, según algunos testimonios, han llegado a violar a algunos detenidos con botellas de cristal rotas o les han atado objetos pesados a los genitales.