Archivo de Público
Miércoles, 14 de Marzo de 2012

Mueren 22 niños belgas en un accidente de autobús en Suiza

Hay otras seis personas adultas fallecidas. El accidente ha ocurrido en un túnel en la localidad suiza de Sierre, al sur del país

EFE ·14/03/2012 - 06:16h

Bélgica está de luto tras la muerte de al menos 28 ciudadanos belgas, 22 de ellos niños, en un accidente de autobús en Suiza. El suceso tuvo lugar en un túnel de la localidad suiza de Sierre, al sur del país, donde el vehículo se estrelló contra una de las paredes por razones que aún se desconocen. Otros 24 menores, la mayoría en torno a los 12 años, están heridos. En el autobús viajaban 52 personas.

Los niños, originarios de Lommel y Heverlee, al norte de Bélgica, regresaban de unas vacaciones de esquí en los Alpes suizos cuando ocurrió el accidente. El alcalde de Lommel, Peter Vanvelthoven, ha explicado que en el vehículo viajaban 22 alumnos de sexto año y dos profesores de una escuela de la localidad, aunque no ha precisado el número de víctimas y heridos entre ellos. En el choque, además de los menores, también fallecieron los dos conductores del autobús. 

Los familiares viajan a Suiza en un avión militar

Los heridos fueron trasladados a cuatro centros hospitalarios. Los más graves quedaron ingresados en el Centro Hospitalario Universitario de Vaud (CHUV) de Lausana y en el hospital de la Isla de Berna, la capital del país, y no se descarta que se produzcan nuevos traslados de los heridos con complicaciones. 

El prior Dirk De Gendt, que encabeza la dirección de la escuela de Heverlee, indicó a la agencia Belga que han fallecido el profesor y la monitora que acompañaban a los 24 alumnos de ese centro que viajaban en el autobús siniestrado. Según los datos de los que dispone esa escuela, han sobrevivido 16 niños, entre los cuales hay heridos graves, pero "se desconoce la suerte" de los otros ocho.

Por parte de la escuela de Lommel, viajaban 22 niños y dos acompañantes. Autoridades locales confirmaron en una rueda de prensa que dos de los alumnos lograron llamar por teléfono a sus padres, pero no precisaron el estado de salud de los otros miembros del grupo.

"Es una jornada trágica para Bélgica", dice el primer ministro

Las familias de las víctimas han partido de Bruselas hacia Ginebra en un avión puesto a su disposición por el Ejército belga. La aeronave, un Airbus A310, transporta a 116 personas, entre las que se encuentra un equipo de psicólogos especializado en este tipo de dramas, según explicó a los periodistas el ministro belga de Defensa, Pieter De Crem, en el aeropuerto militar de Melsbroek. Los familiares de las víctimas de la tragedia llegaron a la instalación, en las afueras de Bruselas, a bordo de autobuses con los cristales tintados.

Allí han sido recibidos por el rey de Bélgica, Alberto II; el primer ministro, Elio Di Rupo; y el propio De Crem. Según explicó el ministro, una vez que lleguen a Ginebra, las familias serán trasladadas por carretera a los distintos centros hospitalarios entre los que se reparten las víctimas.

También está previsto que el primer ministro Belga, Elio Di Rupo, viaje al lugar del accidente para conocer de primera mano los detalles del accidente. "Es una jornada trágica para el país", ha manifestado en un comunicado Di Rupo, que se ha mostrado consternado por el "horrible accidente". 

El dirigente belga ha mostrado sus condolencias a los familiares de las víctimas y ha prometido que hará todo lo necesario para que "sean correctamente informados con la mayor dignidad", así como para que sean trasladados y acompañados hasta el lugar del suceso.

Los príncipes de Bélgica, Felipe y Matilde, de viaje en Vietnam, también expresaron su consternación por lo ocurrido. "Como padres", reza un comunicado, "esta noticia les ha impresionado profundamente".

Noticias Relacionadas