Archivo de Público
Martes, 13 de Marzo de 2012

Asocian circuncisión con reducción del riesgo de cáncer prostático

Reuters ·13/03/2012 - 18:33h

Por Frederik Joelving

Los hombres circuncidados tendrían un riesgo levemente menor de desarrollar cáncer prostático que los varones que conservan el prepucio, de acuerdo a un nuevo estudio.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la circuncisión luego de evidencia en favor de que reduce el riesgo de que los hombres heterosexuales contraigan el VIH.

Sin embargo, el nuevo estudio no pudo demostrar que extirparle el prepucio a un niño disminuye su riesgo futuro de desarrollar cáncer, según precisó el doctor Jonathan L. Wright, autor principal de la investigación.

"No saldría a defender el uso generalizado de la circuncisión para prevenir el cáncer de próstata", dijo Wright, del Centro de Investigación Oncológica Fred Hutchinson, Seattle. "Observamos una asociación, pero eso no prueba causalidad".

Los resultados aparecieron publicados en Cancer y se suman al debate sobre si los niños deberían conservar el prepucio.

En septiembre, la Asociación Médica Real de Holanda desalentó la circuncisión, al considerarla un "ritual doloroso y dañino". Unas semanas después, el gobernador de California Jerry Brown desestimó una iniciativa para prohibir la circuncisión en San Francisco al argumentar que afectaría la libertad religiosa.

¿RELACION CANCER-VIRUS?

El equipo de Wright comparó a dos grupos de más de 1600 hombres que habían respondido cuestionarios sobre los antecedentes médicos, la vida sexual y si estaban circuncidados. La mitad de los hombres tenían cáncer prostático.

El 69 por ciento de ese grupo estaba circuncidado, comparado con el 72 por ciento del grupo control, lo que sugiere la existencia de un efecto protector de la circuncisión.

Aun tras considerar otros factores, como la edad, la etnia y la pesquisa del cáncer prostático, el grupo sin prepucio tenía un 15 por ciento menos riesgo de desarrollar la enfermedad. Sólo los hombres circuncidados antes del inicio sexual tenían bajo riesgo de desarrollar el cáncer.

El prepucio es propenso a tener pequeños desgarros durante las relaciones sexuales, lo que permite que los virus y las bacterias ingresen al flujo sanguíneo.

Según explicó Wright, algunos virus activan el cáncer cuando alcanzan el ADN humano. Otra posibilidad es que los microorganismos de transmisión sexual causen cáncer al producir una inflamación crónica.

Eso explicaría la relación que identificaron varios grupos de investigación entre el cáncer de próstata y distintos tipos de infección de transmisión sexual.

Uno de cada seis estadounidenses desarrollará cáncer prostático en su vida, aunque sólo una minoría morirá por la enfermedad.

Wright consideró que su estudio, que es el más grande en su tipo realizado hasta ahora, apuntó más a encontrar explicaciones sobre la aparición del cáncer que a prevenirlo. "Necesitamos más estudios para comprenderlo", dijo.

"Nuestro objetivo final es saber cómo se desarrolla el cáncer en las personas", destacó.

FUENTE: Cancer, online 12 de marzo del 2012.