Archivo de Público
Martes, 13 de Marzo de 2012

El régimen sirio instala minas antipersona en las fronteras

La ONG Human Rights Watch insta al Gobierno de Asad a 'limpiar'los pasos de refugiados en Turquía y Líbano. La ONU cifra en 200.000 los desplazados internos

PÚBLICO.ES/EFE ·13/03/2012 - 13:43h

El régimen sirio ha instalado minas antipersona en sus fronteras con Líbano y Turquía, las principales vías utilizadas por los refugiados para escapar de la violencia, según denunció este martes la ONG Human Rights Watch (HRW).

Las minas, que ya han causado varios heridos entre los civiles, fueron colocadas en las últimas semanas y meses, según un comunicado divulgado por la organización, que cita numerosos testimonios de testigos y expertos sirios en desminado.

Según la ONG, que insta al Ejército a dejar de usar este tipo de armamento porque con ellas "dañará a la población siria durante los años por venir", las minas son de origen soviético-ruso.

"Cualquier uso de minas antipersonales es inmoral e injusto", dijo Steve Goose, director de la división de armamento de HRW, para quien es "absolutamente injustificable el uso indiscriminado de estas armas por cualquier país, en cualquier lugar y con cualquier motivo".

Según HRW, Siria se el cuarto gobierno del mundo que ha usado minas antipersona desde enero de 2011, junto a Libia, Israel y Birmania.

Más de 200.000 desplazados internos

Por otra parte, la ONU reveló esta mañana nuevos datos sobre las cifras de desplazados internos por el conflicto sirio. Según las cifras proporcionadas por la Media Luna Roja, el número de personas que ha tenido que abandonar sus hogares asciende a 200.000.

En torno a 30.000 personas han abandonado el país huyendo de la guerra, la mayoría, rumbo Turquía

El dato fue hecho público por el nuevo coordinador para los refugiados sirios, Panos Moumtzis, quien cree que el número podría ser incluso más elevado.

De hecho, la cifra dada por Moumtzis casi triplica la que comunicó en la víspera la comisión que investiga por encargo de la ONU las violaciones de los derechos humanos en Siria y que situaba en 70.000 el número de desplazados.

El representante de la ONU informó también de que 30.000 sirios han buscado refugio en países vecinos. La mayoría se ha dirigido a Turquía, donde unos 13.000 sirios permanecen desde hace casi un año en siete campamentos, mientras que Líbano acoge a más de 10.000 refugiados y Jordania a otros 7.000. Turquía ha llegado a recibir a 23.000 sirios, pero se estima que unos 10.000 retornaron a su país.