Archivo de Público
Lunes, 12 de Marzo de 2012

Muchos pacientes con dolor por cáncer no usan analgésicos fuertes

Reuters ·12/03/2012 - 17:57h

Por Kerry Grens

Uno de cada tres pacientes oncológicos mayores no toman opioides, los analgésicos más potentes, a pesar de sentir dolores graves, según un nuevo estudio que se desarrolló en Canadá.

"No tienen que padecer dolor. Existen tratamientos efectivos", dijo el doctor Paul Glare, jefe del Servicio de Atención del Dolor y Cuidados Paliativos del Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering, Nueva York, y que no participó del estudio.

El equipo reunió información de dos años sobre pacientes oncológicos de 65 años de Ontario, Canadá. A todos se les había evaluado el dolor: el 20 por ciento de más de los 24.000 participantes sentía dolor grave.

El equipo determinó a cuántos se les había recetado un analgésico opioide (narcótico).

Un tercio del grupo con dolor grave no había renovado la receta el mes previo o la semana posterior al control de rutina del dolor.

"No sé cuál debería haber sido la cifra indicada, pero esperaba un porcentaje más bajo", dijo la doctora Lisa Barbera, autora principal del estudio e investigadora del Centro de Ciencias de la Salud de Sunnybrook, Toronto.

Para Glare, la cifra debería ser cercana al 3 por ciento.

MUJERES Y ADULTOS MAYORES

Los adultos mayores y las mujeres fueron menos propensos que los jóvenes y los hombres a haber renovado la receta.

Los mayores de 85 años, por ejemplo, eran un 30 por ciento menos propensos que los pacientes de entre 64 y 74 años a recibir un tratamiento analgésico con opioides.

Y las mujeres eran un 14 por ciento menos propensas que los varones a renovar una receta, según publica el equipo de Barbera en Journal of Clinical Oncology.

"De modo que existiría algún problema con los médicos, quizás su conocimiento sobre el manejo del dolor, la predisposición a indagar en el síntoma de dolor de los pacientes, o quizás su conocimiento sobre cómo utilizar los fármacos" que les impediría escribir una receta, opinó Barbera.

En los adultos mayores, la preocupación por los mareos, las caídas y el delirio haría dudar a los médicos sobre la indicación o el uso de estos fármacos. Aun así, Glare insistió en que a los adultos mayores se les debería recetar analgésicos bajo supervisión médica, aunque quizás algunos médicos no estarían dispuestos a utilizar ese tiempo extra.

Algunos médicos no recetarían narcóticos debido a los informes sobre el exceso de prescripciones, el abuso o la sobredosis.

Los CDC estiman que unos 15.000 estadounidenses murieron en el 2008 por el uso de analgésicos de venta bajo receta, algo que la agencia considera una "epidemia".

Y con el aumento de la mortalidad por el consumo de opioides, también creció la cantidad de juicios contra los médicos. "Es posible que los médicos tengan miedo de ser denunciados" por recetar narcóticos. "Pero la realidad es que tienen más riesgo de ser denunciados si no los recetan".

"Los pacientes tampoco deberían tener miedo de usar analgésicos. Si un profesional los controla, pueden estar seguros de que la indicación es segura y efectiva", dijo Glare.

Tanto él como Barbera esperan ver resultados similares en Estados Unidos.

FUENTE: Journal of Clinical Oncology, online 27 de febrero del 2012.