Archivo de Público
Lunes, 12 de Marzo de 2012

"Messi ha dado mejor resultado al Barça que Calatrava a Camps"

Jordi Évole, en compañía de Mónica Oltra, pone la mirada en las grandes infraestructuras culturales que están paralizadas o infrautilizadas

LUIS GIMÉNEZ SAN MIGUEL ·12/03/2012 - 11:04h

Durante los años anteriores a la crisis España vivió lo que se conoció como 'el boom de la construcción'. Por todas partes se construían nuevas viviendas y enormes edificios. Poca gente protestaba, pues esta política del 'ladrillazo' daba trabajo y atraía turismo. En mitad este torbellino, muchos políticos se dieron cuenta de que este país tenía un importante déficit de actividad cultural. Por eso, decidieron fomentar la cultura a base de mastodónticos edificios que surgieron por toda la geografía.

Sin embargo, con el paso de los años y la llegada de la crisis, se ha visto cómo muchos de estos proyectos han quedado paralizados, y los que no lo han hecho se han revelado como inútiles para el fomento de una cultura que llegue a todos. Así lo intentó reflejar el reportero de La Sexta Jordi Évole en su último programa, 'Cuando éramos cultos'.

Uno de los paladines de estas construcciones impresionantes por fuera y vacías por dentro ha sido, sin duda, el valenciano Santiago Calatrava, el creador, entre otras muchas obras, de la Ciudada de las Artes y las Ciencias de Valencia. Un complejo que a la Generalitat le costó 1.3000 millones de euros, con un sobrecoste de 600 millones más de lo inicialmente presupuestado. "Por cosas como esta tenemos la deuda que tenemos", explica la diputada valenciana por Compromis Mónica Oltra, una de las que más esfuerzos ha puesto en denunciar públicamente esta estrategia del PP.

"Calatrava es famoso por sus obras, pero también por los pufos que va dejando por ahí" "Calatrava es famoso por sus obras, pero también por los pufos que va dejando por ahí", explica Oltra mirando a unas instalaciones prácticamente vacías. "Esto son grandes contenedores culturales, pero el contenido deja mucho que desear".

Cuenta que el arquitecto preferido de Camps le presentó el proyecto de la ópera en una cena, "mira lo que tengo para ti", le dijo dibujándoselo en una servilleta, como si fuera el fichaje de Messi. Pero "Messi ha dado mejor resultado al Barça que Calatrava a Camps". Esta ópera costó 382 millones de euros. Todo queda entre valencianos, "puestos a esquilmarte, por lo menos que te esquilme alguien autóctono".

Sin embargo "el dinero no es ilimitado. Priorizar en esto supone que tienes sociedades de bandas de música, cultura de base, teatro de base, que están dejadas de la mano de dios. Los productores de cine valencianos están a punto de quebrar por los impagos de la Generalitat."


"Todo esto es consecuencia de haber priorizado el dinero en grandes eventos y grandes edificios en vez de haberlo priorizado en una cultura de base. Una cultura que además llegue a todo el mundo", añade Oltra.

Pero no sólo Valencia ha sido víctima de las aspiraciones faraónicas de las administraciones públicas. Évole también viaja a la Ciudad de la Cultura de Galicia junto al periodista Manuel Cheda. Explica que "el culpable de este engendro es Manuel Fraga", una obra inacabada que ha costado ya a los gallegos 300 millones de euros, unos 480 si se llegase a terminar. Toda una fortuna que se ha ido en pagar, por ejemplo, un banco para sentarse por 2.500 euros o butacas para el auditorio por 590 cada una.

"Todo esto es consecuencia de haber priorizado en grandes eventos en vez de en cultura de base" Su ruta también le lleva a Alcorcón, para visitar la Ciudad del Circo junto al periodista Pedro Vallín, que la sitúa como ejemplo perfecto la ‘burbuja cultural'. "Es una infraestructura muy cara, muy grande, diseñada por arquitectos de renombre y con características de arquitectura singular". Actualmente las obras están paradas por falta de financiación. Y ha costado 120 millones, "el doble que el museo Guggenheim de Bilbao".

Pero hay más. Otras obras de esta política son el Metropol Parasol de Sevilla, cuya única función es dar sobra y costó 86 millones de euros, o el Palacio de Congresos de Oviedo, de Calatrava, que, con grietas, una visera hidráulica que no funciona y el derrumbe de parte de su estructura en 2006, ha costado 350 millones de euros.

Tras Terra Mítica y el Aeropuerto de Castellón, llega la Ciudad de la Luz de Alicante, un complejo de 300 millones de euros. La Generalitat pagó 4 millones a la productora de Astérix para rodar allí.

Y todo esto se ha hecho porque, según la diputada valenciana, "hay gente que ha ganado mucho dinero con esto. Y lo han hecho en muy poco tiempo. Pero en conjunto hemos perdido".