Archivo de Público
Sábado, 10 de Marzo de 2012

Japón se prepara para el aniversario del tsunami

La polémica por la gestión de la crisis nuclear sigue viva en el país. Más de 300.000 personas continúan viviendo en casas temporales

PÚBLICO.ES / EFE ·10/03/2012 - 11:45h

EFE - Operarios retiran un autobús del tejado de un edificio municipal un año después del tsunami del 11 de marzo de 2011, en Ishinomaki en la prefectura de Miyagi. -

Japón se prepara para conmemorar mañana el primer aniversario del tsunami del 11 de marzo, con los planes urbanísticos de reconstrucción y el futuro de unos 300.000 desplazados del arrasado noreste aún sin definir.

Todas las ciudades costeras de las provincias nororientales de Iwate, Miyagi y Fukushima celebrarán mañana memoriales en honor de los casi 20.000 muertos y desaparecidos que dejó la catástrofe y se unirán en un minuto de silencio a las 14.46 hora local (05.46 GMT), la misma a la que tuvo lugar el seísmo. Lo mismo sucederá en Tokio, donde se ha convocado una gran ceremonia en la que participarán, entre otros, el emperador, Akihito, y el primer ministro, Yoshihiko Noda.

En medio del trajín vinculado al aniversario, muchas localidades continuaban hoy con la limpieza de escombros, ya que se calcula que de los cerca de 22 millones de toneladas de residuos que dejó el tsunami quedan aún por recoger más de 6 millones. Sin embargo, retirar hasta el último de los escombros no bastará para aclarar el destino de los 330.000 evacuados que viven aún repartidos en casas temporales y pisos de alquiler en todo el noreste nipón.

Parte de los desplazados desconocen si alguna vez podrán regresar a sus hogares 

Parte de los 80.000 desplazados por culpa del accidente en la central nuclear de Fukushima desconocen si alguna vez podrán regresar a sus hogares, mientras que una fracción de los que perdieron sus casas por el tsunami se debate entre permanecer en la región o mudarse definitivamente. En cualquier caso, ningún ayuntamiento ha aprobado todavía la reubicación de los vecindarios en zonas de riesgo junto al mar y que deben ser trasladados a terrenos más altos, debido a que la complicada geografía de la región obliga a apisonar enormes superficies, lo que dispara los presupuestos.

Nuevo plan energético

Mientras, la polémica sobre la gestión de la crisis nuclear no ha cesado y el país intenta todavía delinear un plan energético para reducir su dependencia de las centrales atómicas. Este domingo los habitantes de la provincia nororiental de Fukushima conmemorarán el aniversario de la catástrofe con la vista puesta en la central de Daiichi, donde unos 3.000 operarios trabajan aún para intentar cerrar la crisis.

El sentimiento de confusión, especialmente en los primeros momentos, es una de las cuestiones que más se recuerdan todavía en Tokio y por la que se critica al ex primer ministro Naoto Kan, quien dimitió el pasado septiembre para dejar paso al actual jefe de Gobierno, Yoshihiko Noda. Ahora se sabe que en los peores momentos de la crisis el Gobierno llegó a sopesar una evacuación de la urbe, con más de 30 millones de habitantes en su área metropolitana, según el estudio que un comité independiente publicó a finales de febrero.

El Gobierno se e ha comprometido a avanzar hacia una "menor dependencia" de la energía nuclear 

Al reto de cerrar definitivamente la crisis nuclear y desmantelar los reactores -algo que se calcula puede llevar hasta 40 años- se suma el de diseñar un nuevo plan energético para Japón, que antes del accidente en Fukushima obtenía un tercio de su electricidad de las centrales nucleares. Ahora solo 2 de los 54 reactores nipones están en funcionamiento mientras se estudia la seguridad de las centrales y para verano, si ninguno se reactiva, podrían estar todos paralizados, aunque el Gobierno prevé tomar una decisión esta primavera.

En medio de la crisis, el Gobierno nipón se ha comprometido a avanzar hacia una "menor dependencia" de la energía nuclear con el impulso de otras fuentes de energía, pero por el momento no ha cuantificado sus objetivos ni definido un plan concreto.

El cierre definitivo de las plantas es lo que solicita el movimiento antinuclear de Japón, que para mañana ha convocado protestas en todo el país, la principal de ellas una gran marcha en Tokio que desembocará en una cadena humana alrededor del Parlamento. También está prevista una concentración, aunque minoritaria, frente a la oficina de Tokyo Electric Power (TEPCO) en la capital nipona, mientras será a su vez escenario de protestas la ciudad de Koriyama, en Fukushima y donde se refugian parte de los desplazados por la radiactividad.