Archivo de Público
Viernes, 9 de Marzo de 2012

Decenas de muertos en la víspera de la visita de Annan a Siria

El enviado de la ONU y la Liga Árabe se reunirá con Al Asad el sábado en Damasco

PÚBLICO.ES / EFE ·09/03/2012 - 21:29h

AFP - El que fuera secretario general de la ONU entre 1997 y 2006, Kofi Annan. -

Ni el anuncio de la visita de Kofi Annan, enviado de la ONU y la Liga Árabe, a Siria consigue que la violencia dé un sólo día de tregua al país. Al menos otras 70 personas, entre ellas diez menores, han muerto en un nuevo viernes de protestas contra el régimen de Bashar al Asad, según han denunciado los Comités de Coordinación Local.

De acuerdo a este grupo opositor el mayor número de víctimas se registró en la provincia septentrional de Idleb, donde al menos 28 personas perdieron la vida. Asimismo, los tanques del régimen irrumpieron en Ain Laruz, seguidos por excavadoras que destruyendo varias viviendas. Además, al menos otras 26 personas murieron en la provincia central de Homs, uno de los principales bastiones de la oposición.

Annan se reunirá este sábado en Damasco con el presidente sirio, tal y como ha informado el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon. El diplomático africano también mantendrá encuentros con representantes de la sociedad civil, mientras que con los líderes de la oposición siria se entrevistará una vez que abandone el país.   

Ban Ki-Moon informó a un grupo de corresponsales en la sede de Naciones Unidas de los detalles del encuentro después de mantener una conferencia a tres bandas con el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, y con el propio Annan, antes de que éste parta hacia Siria. "Los tres compartimos las mismas preocupaciones y las mismas prioridades. La primera de ellas es detener la violencia, por lo que ante todo he pedido enérgicamente a Annan que se asegure de lograr un alto el fuego inmediato", explicó Ban.

El máximo responsable de la ONU señaló que lo ideal sería lograr ese alto el fuego entre las autoridades sirias y las fuerzas de la oposición al mismo tiempo, pero indicó que, de no ser posible, las fuerzas del Gobierno deberían ser las primeras en detener los ataques. "Después les tocaría a las fuerzas de la oposición", señaló Ban, para quien el cese de la violencia es el primer paso para que se inicie "un diálogo político sin exclusiones" en el país árabe, la segunda de sus prioridades.

También pidió a su predecesor en el cargo que exhorte al presidente a Al Asad a "facilitar el acceso de la ayuda humanitaria" al país, como ha solicitado ya a las autoridades la subsecretaria de Asuntos Humanitarios de la ONU, Valerie Amos, tanto en persona como por escrito.

Hace dos días, Amos visitó Baba Amr, la zona más castigada por la violencia, para evaluar las necesidades de la población civil, pero se encontró con que estaba prácticamente desierta tras un mes de bombardeos y combates entre las tropas del régimen y los soldados desertores.