Archivo de Público
Viernes, 9 de Marzo de 2012

Al menos 16 muertos en Siria por la represión de los seguidores de Al Asad, según la oposición

EFE ·09/03/2012 - 12:21h

EFE - Varias personas se manifiestan contra el régimen sirio. EFE/Archivo

Al menos dieciséis personas murieron hoy en distintos puntos de Siria por la represión de las fuerzas del régimen de Bachar al Asad en un nuevo viernes de protestas, informaron los opositores Comités de Coordinación Local.

Según esa organización, nueve personas fallecieron en la provincia central de Homs; tres en la de Hama (centro); dos en Idleb (norte); uno en Damasco y otro en Alepo, la segunda ciudad del país.

La Comisión General de la Revolución Siria precisó que la mayoría de los muertos en Homs perecieron por disparos y bombardeos.

La Comisión agregó que los barrios de Karam al Zeitun y de Rifai en la ciudad de Homs, capital de la provincia homónima, están cercados por tanques del Ejército.

Ese mismo grupo señaló que las fuerzas armadas bombardearon el barrio de Jalediya, también en Homs, uno de los principales bastiones de la oposición.

La red opositora Sham añadió que hubo muertos en Jalediya que perdieron la vida por el impacto de proyectiles de mortero y disparos de francotiradores.

Por su parte, la agencia de noticias oficial siria, Sana, apuntó hoy que los cuerpos de seguridad se enfrentaron a "un grupo terrorista armado" en los alrededores de la localidad de Taybet al Imam, en la provincia de Hama.

La agencia destacó que un número indeterminado de supuestos terroristas perdieron la vida durante el choque con las autoridades, que detuvieron a varios miembros del grupo.

Los efectivos de seguridad se incautaron de diecisiete bombas, once rifles y lanzagranadas.

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente por las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar.

Más de 7.500 personas han muerto en Siria en los más de once meses que dura la rebelión contra el régimen de Al Asad, según datos de la ONU, aunque los opositores calculan que esta cifra sobrepasa los 8.500.