Archivo de Público
Jueves, 8 de Marzo de 2012

Los médicos y cirujanos piden que se retiren todas las prótesis PIP

EFE ·08/03/2012 - 13:59h

EFE - Una afectada por las prótesis mamarias PIP. EFE/Archivo

Los médicos y cirujanos estéticos han pedido hoy que se retiren a todas las mujeres que hayan sido implantadas con PIP estas prótesis mamarias, aunque no hayan sufrido ninguna rotura y estén en su integridad, ya que tienen una "afectación psicológica" por la transcendencia de lo ocurrido.

Así lo ha señalado en rueda de prensa el presidente de la Unión Profesional de Médicos y Cirujanos Estéticos de España, Javier Moreno, quien ha asegurado que su departamento jurídico emprenderá acciones judiciales contra la Administración si no se hace cargo de las 30.000 mujeres a las que les implantaron estas prótesis en clínicas privadas.

No obstante, muchas de ellas han sido ya operadas por cirujanos privados de forma gratuita, aunque han tenido que abonar los gastos de quirófano y anestesia, entre otros, además de unas prótesis nuevas, con un coste unos 1.800 euros, un tercio de lo que cuesta un aumento mamario de forma habitual.

Y todo ello, según Moreno, cuando han sido "estafadas", al igual que los médicos ya que, tal y como ha dicho, éstos compraron las PIP a un precio equiparable con otras que había en el mercado y tras pasar los mecanismos de control de la Unión Europea y de España.

"Tienen que dar la cara (la Administración europea y española), económicamente", ha insistido Jesús García, abogado de la asociación.

Los médicos consideran que, aunque la implantación de las PIP no está relacionada con la aparición de un cáncer u otras patologías, las mujeres que llevan estas prótesis, a pesar de que no sufran ninguna rotura, están afectadas psicológicamente por la difusión que ha tenido el problema y porque llevan un producto "poco seguro".

"¿Qué mujer puede estar tranquila después de lo que han oído?. Eso afecta bastante y, aunque no haya una afectación real a nivel de tejidos cuando la prótesis está integra, se sabe que se lleva un material de dudosa cualificación", ha comentado.

Varios estudios científicos han negado la vinculación entre estas prótesis y el cáncer, pero lo que sí es cierto, según Moreno, es que si se rompen y contienen gel industrial de silicona -no todas lo contienen- puede provocar migraciones, invasión del tejido linfático o efectos inflamatorios, entre otros.

Los médicos y cirujanos de esta asociación, con 18 años de vigencia, están actuando conforme al protocolo aprobado el 29 de febrero por el Consejo Interterritorial de Salud para la extracción, seguimiento y sustitución de las PIP, pero consideran que las autoridades sanitarias no se deberían quedar, cuando no hay rotura, "en la recomendación de hacer revisiones cada seis meses".

Las autoridades sanitarias de España tendrían que actuar, según estos especialistas, como en Francia -se van a destinar 60 millones para atender a las mujeres implantadas- o Alemania, donde se ha optado por la retirada de todas las prótesis.

En España, la Seguridad Social, según Moreno, admitirá sólo a algo más de 600 mujeres que han sido implantadas con estas prótesis en el sistema público de salud para restituirlas.

En el resto de los casos, cerca de 30.000 mujeres, los cirujanos están explantando de forma gratuita estas prótesis, buena parte de las cuales, más de un 40 % de las que han llegado a España, han ido a parar a la Comunidad Valenciana, aunque también ha habido otras partidas en Cataluña y Madrid.

Para dar una visión de cuántas de esas pacientes pueden tener alguna rotura en la prótesis, Moreno ha puesto el ejemplo de un cirujano en Valencia, que ha operado hasta el momento 180 pacientes y ha podido comprobar cuatro roturas.