Archivo de Público
Jueves, 8 de Marzo de 2012

Orozco, socio de Dorribo, niega cualquier trato de favor de José Blanco

EFE ·08/03/2012 - 13:38h

EFE - El ex conselleiro de Industria Fernando Blanco (i), acompañado por su abogado Evaristo Nogueira. EFE/Archivo

El vicepresidente de Azkar, José Antonio Orozco, socio del empresario Jorge Dorribo que acusa a José Blanco de recibir dinero a cambio de hacer gestiones en su favor, ha negado hoy en el Tribunal Supremo cualquier irregularidad o comportamiento delictivo en su relación con el exministro.

Así lo ha dicho su abogado, José Manuel Campo, a los medios de comunicación al concluir la declaración de Orozco ante el magistrado del TS José Ramón Soriano, que investiga a Blanco por cohecho y tráfico de influencias, y que hoy ha interrogado al empresario durante aproximadamente dos horas en el marco de la "operación Campeón".

Orozco, según figura en las conversaciones grabadas por orden de la juez de Lugo Estela San José, que instruye el caso, sugirió a Dorribo, socio de Orozco y propietario de la farmacéutica Nupel, que Blanco le iba a pedir "poner" para "la gallina" de las elecciones municipales.

En la transcripción de esa conversación mantenida en noviembre de 2010 el vicepresidente de Azkar señalaba sobre la supuesta petición de Blanco: "El tema que es yo ya sé lo que va a ser, que es poner... la 'gallina' para el asunto de las municipales".

Preguntado por este diálogo, el abogado ha asegurado, sin querer entrar en detalles, que "no existió ese tipo de conversación".

Orozco, que ha contestado a todas las preguntas que se le han formulado en el Supremo, ha explicado que con José Blanco no tenía más que una relación normal de amistad y una relación normal administrativa, en palabras de su abogado.

El letrado ha recalcado que, según se van produciendo más declaraciones, queda más claro que las acusaciones de Dorribo, que son el origen de esta causa, "no se sostienen".

La exposición razonada que la juez de Lugo remitió al Supremo apuntaba una presunta intervención de Blanco para que Orozco consiguiera la licencia para construir una nave en la localidad barcelonesa de Sant Boi de Llobregat, un extremo que también ha negado el empresario.

En otra de las conversaciones intervenidas, y conocidas después de que la juez Estela San José levantara el secreto del sumario el pasado lunes, el exministro de Fomento aseguró a Orozco el 30 de diciembre de 2010 haber hecho una gestión con el Ministerio de Economía a petición de éste.

"Hice esa gestión con Economía, la que me habías pedido el día que estuvimos en el despacho", dice José Blanco, que es quien efectúa la llamada a Orozco y que añade: "Yo creo que será positiva, pero bueno, aún no me contestaron".

La gestión se refiere supuestamente a la obtención de un préstamo del Banco Europeo de Inversiones (BEI) a favor de Dorribo.

Además, en la transcripción de otra conversación, el propio Orozco comentaba a un amigo el 10 de febrero del pasado año, después de conseguir entrevistarse con el alcalde de Sant Boi de Llobregat, que "siempre es bueno tener un amigo en el Gobierno de tu país".

Anteriormente, el empresario, en una conversación con Blanco mantenida el 30 de diciembre de 2010, le había preguntado cómo podía entrar en contacto con el alcalde socialista de Sant Boi, Jaume Bosch, ya que estaba interesado en instalar una planta en esa localidad.

Orozco dice que ya ha firmado el contrato y que el proyecto supondrá la creación de 400 puestos de trabajo, pero que los técnicos de Sant Boi le están "volviendo tarumba".

"¿El alcalde es nuestro?", pregunta Blanco, que después de recibir la confirmación de que Bosch pertenece al PSC se compromete a concertar una cita para Orozco: "Te hago una gestión y te recibe (...) No hay ningún problema".

Cuando el 10 de febrero del año siguiente habla con su amigo -identificado por Vigilancia Aduanera solo como "uno"- el empresario le cuenta que a veces se reúne con Blanco, pero que procura no quedar con él "en ningún sitio de... así pues... notorio, donde se nos pueda ver".

"Entonces siempre quedamos en lugares de poco tránsito (...) Y él me va arreglando cosas", añade Orozco.