Archivo de Público
Jueves, 8 de Marzo de 2012

El juez ordena revisar la investigación del 'caso Faisán'

Pablo Ruz rechaza llamar a declarar al exministro del Interior, Antonio Camacho

AGENCIAS ·08/03/2012 - 13:18h

EFE-ARCHIVO/Juan Herrero - Imagen del bar Faisán.

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha ordenado a la Guardia Civil que revise la investigación de todas las pesquisas hechas por la Policía sobre el supuesto "chivatazo" al dueño del bar Faisán de Irún (Guipúzcoa), Joseba Elosua, que presuntamente alertó a ETA de una operación contra su aparato de extorsión el 4 de mayo de 2006.

Esta diligencia fue solicitada por varias de las partes ante las sospechas sobre el equipo investigador que ha actuado hasta el momento, liderado por el comisario de la Policía Nacional Carlos Germán, quien fue precisamente el jefe del operativo contra el aparato de extorsión de ETA en el momento del chivatazo.

Ruz rechaza en cambio la imputación en la causa de Germán y de los miembros de su equipo investigador, una medida solicitada por la defensa del inspector José María Ballesteros, imputado en la causa por delitos de colaboración con organización terrorista y revelación de secretos junto con el jefe superior de Policía del País Vasco, Enrique Pamies, y el que fuera director general de la Policía Nacional Víctor García Hidalgo.

El magistrado estima esta diligencia "de obligado e inevitable cumplimiento" tras la decisión adoptada el pasado septiembre por el pleno de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional, que revocó el procesamiento de los tres mandos policiales procesados (que siguen imputados) y criticó que el instructor se hubiera "nutrido de material indiciario aportado exclusivamente" por el equipo policial.

Ese informe, precisa el juez, debe pronunciarse sobre la "compatibilidad o contradicción" que existe entre el acta de vigilancia de la cinta grabada del bar Faisán cuando se produjo el "chivatazo" y las declaraciones prestadas por Elosua.

Según el pleno de la sala, no existe la "suficiente precisión" sobre el lugar y tiempo en el que se produjo el soplo a Elosúa ya que el acta lo sitúa en una perfumería en compañía de su hijo, esposa y yerno a las 11:15 horas, cinco minutos antes del chivatazo, aunque no precisa cuánto tiempo estuvo en ese establecimiento. Por su parte, Elosua declaró que la llamada que le alertó se produjo entre las 11:20 y las 11:30 horas.

Asimismo, la Guardia Civil deberá informar sobre el procedimiento del equipo investigador para identificar las posibles "llamadas sospechosas" y si se ha limitado a comunicaciones telefónicas mantenidas entre funcionarios policiales. Los agentes también tienen que elaborar un "perfil operativo, funcional y de conocimiento" de las informaciones facilitadas a Elosua por los supuestos autores del "chivatazo".

Además, el magistrado vuelve a rechazar llamar a declarar al entonces secretario de Estado de Interior, Antonio Camacho, tal y como habían solicitado de nuevo las acusaciones que ejercen Dignidad y Justicia y la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT).

Ruz sí cita a declarar como testigo el próximo 26 de marzo al yerno de Elosua, José Carmelo Luquín, con el que el dueño del bar Faisán mantuvo una conversación telefónica desde su coche y que grabó la Policía en la que el primero le cuenta al segundo que una persona le alertó de que le seguían.