Archivo de Público
Jueves, 8 de Marzo de 2012

El PSOE carga contra "la reforma del desPPido" del Gobierno

Los socialistas critican el doble discurso del PP sobre el abaratamiento del despido

PÚBLICO.ES ·08/03/2012 - 08:20h

Un minuto de imágenes con miembros del Partido Popular negando que el abaratamiento del despido sea la solución para crear empleo y casi otro minuto más de titulares de periódicos tras aprobarse la nueva reforma laboral. Al final, una frase del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asegurando que "es bueno decir la verdad" acompañada por un rótulo que reza: "Donde dije digo... digo despidos".

De esta manera, el PSOE vuelve a cargar a través de un nuevo vídeo contra la "reforma del desPPido" del Ejecutivo conservador. En él, se puede ver a varios miembros del actual Gobierno antes de llegar a La Moncloa rechazando el abaratamiento del despido como solución al desempleo.

Entre ellos figura María Dolores de Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha, afirmando que el PP es "el partido de los trabajadores"; Mariano Rajoy en una entrevista en Antena 3, diciendo que no creía que hubiera que abaratar el despido; Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, haciendo "hincapié en reformar el marco laboral no para abaratar el despido"; Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP nacional, asegurando que "no necesitamos que sea más fácil despedir"; Cristóbal Montoro, actual ministro de Hacienda, diciendo "no" al despido barato; y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseverando que "lo que necesita España no es facilitar el despido".

Tras la batería de imágenes, el PSOE muestra "lo que ha hecho el PP en el Gobierno", enseñando varios titulares de periódicos en los que se habla de "autopista al despido", "despido más barato", "despido fácil" y "despido más fácil y barato".

Al final, los socialistas alertan de que la reforma "dejará este año 1.600 nuevos parados al día". El vídeo se ha publicado en la web del PSOE acompañado por un texto en el que se afirma que la reforma laboral provocará "600.000 parados a final de año", tal y como vaticinó la semana pasada el propio Ejecutivo conservador.