Archivo de Público
Jueves, 8 de Marzo de 2012

Los Evangelistas rinden un sensorial tributo a Enrique Morente

EFE ·08/03/2012 - 01:19h

EFE - La cantaora Carmen Linares (iz, abajo) y Soleá Morente (d, abajo), junto al grupo Los Evangelistas, durante la presentación del disco "Homenaje a Enrique Morente" , hoy en el colegio San Juan Evangelista de Madrid.

Su voz se apagó en diciembre de 2010, pero la música del cantaor Enrique Morente, uno de los mayores innovadores del flamenco contemporáneo, volvió a brillar anoche en Madrid de la mano de Los Evangelistas, el proyecto que le rinde tributo e incluye a miembros de Los Planetas y Lagartija Nick.

Iluminados mediante cirios y envueltos en un intenso aroma a incienso, los granadinos Jota, Florent y Eric, del bando planeta, y Antonio Arias, voz de Lagartija Nick, aparecieron enlutados sobre el escenario del Colegio Mayor San Juan Evangelista, donde cerca de trescientas personas les esperaban impacientes.

La litúrgica "Gloria" fue la encargada de abrir fuego, tejiendo la espesa maraña de guitarras distorsionadas que se mantendría en pie durante todo el recital, durante el que repasaron los temas de "Homenaje a Enrique Morente", un álbum que calificaron en una entrevista con Efe como "místico" y "épico".

Los tímidos coros de Jota en el fandango "Decadencia", extraído de uno de los trabajos más experimentales del Ronco de Albaicín, "Sacromonte", dieron paso a la catártica "Serrana de Pepe de la matrona".

El público, que hasta el momento se había mantenido frío, respondió con efusividad a la oscuridad apasionada de "En un sueño viniste", magistralmente interpretada por Arias, cuya camisa llevaba bordada en letras brillantes la palabra "Morente".

"Alegrías de Enrique", que el maestro compartió en el pasado con el guitarrista Pepe Habichuela, trasladó el protagonismo a un hiperactivo Eric Jiménez, quien manejó las baquetas con la soltura propia de su veteranía.

Intercambiándose una y otra vez el papel de voz principal, los cantantes de ambas formaciones se lanzaron a "Donde pones el alma", uno de los temas más adictivos del homenaje orquestado por dos de las formaciones más representativas del "indie" español.

Una pequeña pausa sirvió para presentar a la primera de las invitadas de la noche, la flamenca Carmen Linares, cuyos inmensos quejíos en "Delante de mi madre" consiguieron hipnotizar al vocalista de Los Planetas, que permaneció atónito en uno de los laterales de la tarima.

La expectación de la grada aumentó aún más con la llegada de Soledad Morente, hija del cantaor, cuya primera aparición discográfica se produjo en el homenaje que Los Evangelistas han rendido a su padre.

Dos cortes, "Yo poeta decadente" y "La estrella", que Morente dedicó a su hija Estrella, sirvieron para erizar la piel de todos los presentes, que puestos en pie celebraron la sincera entrega de la sucesora del artista.

La velada todavía se alargaría un poco más, y lo hizo de la mano de "El loco", un tema aflamencado mediante el que estos músicos pretendieron plasmar todo lo que aprendieron de su paisano fallecido.

Una hora y media después del comienzo, Los Evangelistas abandonaron el escenario satisfechos por haber engrandecido el legado del hombre que, como dijo una vez Arias: "se vestía de modernidad para convertirnos a todos nosotros al flamenco".

Alberto Peñalba