Archivo de Público
Miércoles, 7 de Marzo de 2012

Breivik "decepcionado" porque piden su ingreso en un psiquiátrico

El autor confeso de los atentados en Noruega cree estar "legalmente capacitado", al contrario de lo que concluye su informe psiquiátrico

EFE ·07/03/2012 - 16:36h

El autor confeso de los atentados en Noruega cree estar "legalmente capacitado". AP

El ultraderechista Anders Behring Breivik, autor confeso de los atentados del pasado 22 de julio en Noruega, está "decepcionado" porque podría ser forzado a ingresar en una institución psiquiátrica, según dijo su abogado principal Geir Lippestad. La Fiscalía presentó hoy la acusación formal contra Breivik e indicó que pedirá su ingreso forzoso en una institución psiquiátrica.

Lippestad explicó que Breivik cree que está "legalmente capacitado", al contrario de lo que concluyó el primer informe psiquiátrico al que fue sometido, en el que se indicó que sufría esquizofrenia paranoide, y que ha servido de base para elaborar la acusación. Agentes de policía se trasladaron esta mañana a la cárcel de Ila, al oeste de Oslo, para leerle la acusación a Breivik horas antes de que fuera difundida al público por los dos fiscales encargados del caso.

Breivik, quien permanece en prisión preventiva desde hace siete meses, fue acusado de cometer actos de terrorismo y de homicidios voluntarios, según el escrito. "Además de eso, no tuvo ninguna reacción especial. Ha sido sospechoso de terrorismo todo el tiempo, así que no ha sido una sorpresa. Pero no es seguro que se pueda usar la ley antiterrorista en este caso", declaró Lippestad al canal noruego TV2.

Al hacer pública la acusación, los fiscales avisaron de que pueden solicitar más tarde una pena de cárcel o de custodia para Breivik, según las pruebas presentadas durante el juicio, en alusión al nuevo examen al que está siendo sometido y que podría concluir que no es un psicópata, como sí dictaminó el primer informe. De ahí que Lippestad señalase que se toma con "reserva" la petición inicial de ingreso forzoso en un psiquiátrico.

El hecho de que la acusación pueda variar dificulta el trabajo de la defensa, lamentó el abogado. "Es un reto que haya esta confusión tan cerca del inicio del juicio -que comenzará el 16 de abril-. Tenemos que trabajar con dos vías, que sea declarado capacitado o no desde el punto de vista legal, y esto hace exigente el caso. Es un reto preparar una estrategia", afirmó Lippestad.

Breivik, de 33 años, hizo estallar el pasado 22 de julio un coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo, donde murieron ocho personas, e inmediatamente después se trasladó a la isla de Utøya, a 45 kilómetros de la capital, donde disparó de forma indiscriminada y mató a otras 69. La mayoría de las víctimas de Utøya asistían al campamento de las Juventudes Laboristas.