Archivo de Público
Miércoles, 7 de Marzo de 2012

La responsable humanitaria de la ONU viaja a Homs tras reunirse con el ministro de Exteriores sirio

EFE ·07/03/2012 - 13:43h

EFE - Imagen facilitada por la agencia siria de noticias SANA del ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem, (d), durante el encuentro que ha mantenido con la subsecretaria general para Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, Valerie Amos, (i), en Damasco, Siria.

La subsecretaria general para Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, Valerie Amos, se dirige hacia la castigada ciudad siria de Homs tras haberse reunido hoy con el ministro de Asuntos Exteriores del país, Walid al Mualem, afirmaron a Efe fuentes diplomáticas occidentales.

Amos, que llegó a Damasco esta madrugada, mantendrá nuevas reuniones con responsables sirios y de la Media Luna Roja para conseguir que la ayuda humanitaria llegue sin obstáculos a las ciudades sirias, especialmente a Homs, señalaron las fuentes.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha negociado en la última semana con las autoridades sirias para lograr repartir ayuda y evacuar a los heridos del devastado barrio de Baba Amro, en Homs, que fue objeto de una gran ofensiva militar en el último mes.

La visita de Amos se produce después de que la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) alertase sobre el creciente número de sirios que están huyendo de su país hacia el Líbano y otros países limítrofes.

Además, está previsto que en los próximos días llegue a Siria el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, encargado de promover una salida pacífica a la crisis siria mediante el apoyo de todas las partes implicadas en el conflicto.

Por su parte, el enviado de China, Li Huaxin, continúa en Damasco para entrevistarse con el titular sirio de Exteriores y presentar un plan de seis puntos para frenar la crisis y que asevera que tanto el Gobierno como la oposición deben cesar completa e incondicionalmente la violencia.

La iniciativa china llega después de haber vetado junto a Rusia sendas resoluciones de condena al régimen sirio en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Ante la presencia de responsables internacionales para mediar en el conflicto, el presidente sirio, Bachar al Asad, insistió ayer en su determinación de "seguir adelante con las reformas y hacer frente al terrorismo".

Más de 7.500 personas han muerto en Siria en los más de once meses que dura la rebelión contra el régimen de Bachar al Asad, según datos de la ONU, aunque los grupos opositores calculan que esta cifra sobrepasa los 8.500.