Archivo de Público
Miércoles, 7 de Marzo de 2012

La vitamina D reduciría las fracturas por estrés en las niñas

Reuters ·07/03/2012 - 14:39h

Por Genevra Pittman

Las niñas y jóvenes que consumen grandes cantidades de vitamina D a través de dieta y suplementos serían un 50 por ciento menos propensas a presentar una fractura por estrés que las que no ingirieron tanta vitamina, de acuerdo a un nuevo estudio.

"Los resultados (de la investigación) se suman a la noción generalizada sobre la importancia de que las adolescentes y las jóvenes ingieran suficiente vitamina D", dijo su coautora, la doctora Kendrin Sonneville, del Hospital de Niños de Boston.

El equipo evaluó a unas 7.000 mujeres, hijas de las participantes de una investigación conocida como Nurses' Health Study.

Entre los nueve y los 15 años, el equipo las entrevistó anualmente entre 1996 y el 2001 sobre sus hábitos alimentarios y el consumo de suplementos vitamínicos. Con esa información, los autores calcularon cuánta vitamina D ingerían las niñas por día.

Luego, en el 2004, el equipo les preguntó a las madres si sus hijas habían tenido una fractura por estrés desde 1997 en adelante.

Menos del 4 por ciento había padecido ese tipo de fracturas, pero el riesgo era aún mayor en las que hacían ejercicio de alto impacto por los menos una hora por día, según publica Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Aunque no se registró una relación entre el consumo de calcio a través de la dieta y las fracturas por estrés, las participantes que más vitamina D consumían por día eran un 50 por ciento menos propensas a tener ese tipo de lesión que las que menos vitamina ingerían.

"El calcio es importante para la salud ósea, de modo que nos sorprendió que sólo la vitamina D brindara protección", dijo Sonneville, quien agregó que "los resultados de ninguna manera sugieren que el calcio no sea importante".

El doctor Daniel Green, experto en fracturas por estrés en atletas adolescentes del Hospital de Cirugías Especiales de esta ciudad, pero que no participó del estudio, comentó: "A menudo, los niños que demoran más tiempo en curarse o en los que no se puede predecir la curación de una fractura, terminan teniendo bajos niveles de vitamina D en la sangre".

"Hace tres o cuatro años, rara vez les preguntábamos a los pacientes si consumían vitamina D y rara vez controlábamos sus niveles del nutriente. Ahora, es un tema de conversación todos los días", indicó.

El doctor Zeev Harel, experto en salud ósea adolescente de la Escuela de Medicina Warren Alpert de Brown University, Providence, consideró que el nuevo estudio es un paso hacia adelante en la explicación de una relación bastante confusa entre la vitamina D y las fracturas por estrés.

El Hospital de Niños de Boston y los Institutos Nacionales de Salud financiaron el estudio. Algunos coautores declararon intereses comerciales con la industria farmacéutica y de desarrollo de dispositivos médicos.

Harel, que no participó en la investigación, señaló que casi el 94 por ciento de las participantes eran blancas, mientras que las afroamericanas y las hispanas tienden a tener los niveles más bajos de vitamina D.

El Instituto de Medicina recomienda que los niños y los adultos ingieran 600 UI diarias de vitamina D. Las niñas del estudio consumían un promedio de 376 UI diarias.

Sonneville destacó que aunque muchas adolescentes tienen deficiencia de vitamina D, el estudio no permite determinar si los niveles superiores a los recomendados se traducirían en una reducción aun mayor del riesgo de sufrir una fractura por estrés.

Por su parte, Green recomienda a sus pacientes adolescentes 1000 UI diarias y más para aquellas con deficiencia de vitamina D elevada.

FUENTE: Arch Pediatr Adolesc Med, 2012.