Archivo de Público
Martes, 6 de Marzo de 2012

Camerún cifra en 128 los elefantes aniquilados desde enero

El Gobierno afirma que el recuento continúa, con lo que la cifra podría aumentar

EFE ·06/03/2012 - 12:27h

AFP PHOTO / STR - Un grupo de elefantes asesinados en Camerún.

128 elefantes asesinados desde enero. Es el dramático balance que ha hecho el Gobierno de Camerún a través de su ministro de Comunicación, Issa Chiroma Bakary, sobre la caza furtiva de estos animales en la reserva natural de Bouba Ndjida, al norte del país. 

El Ejecutivo camerunés asegura que "los recuentos continúan", por lo que la cifra podría aumentar, pero desmienten los "más de 300" que se anunciaron en diversos medios. 

A principios de mes, el Ejecutivo camerunés envió un centenar de soldados al parque de Bouba Ndjida para expulsar a los cazadores furtivos que operan en la zona. Pero Chiroma aseveró que la citada reserva "es un espacio de 200.000 hectáreas, lo que hace difícil su control a pesar de la presencia de las Fuerzas de Seguridad".

Las medidas anunciadas por el Gobierno camerunés incluyen la construcción de carreteras y una verja en el parque, el aumento del número de guardabosques y la intensificación de controles policiales en la zona para vigilar el tráfico de marfil.

Asimismo, el responsable de Comunicación de Camerún abogó por la redistribución entre las poblaciones autóctonas de los beneficios generados por el parque, ya que así fomentarán la colaboración con las Fuerzas de Seguridad para denunciar el furtivismo.

El pasado 28 de febrero el organismo responsable de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Salvaje (CITES) denunció la matanza de 450 paquidermos en Bouba Ndjida. Asimismo, el CITES apuntó que la matanza masiva de elefantes en Camerún no es un suceso aislado. "Es una tendencia que se ha detectado últimamente en varios países, donde cazadores dotados de armamento sofisticado diezman la población de elefantes", según el director general de la CITES, John Scalon.

Los elefantes son codiciados por el marfil de sus colmillos, que no sólo se cambia por dinero, sino también por "armas y municiones destinadas a conflictos en países vecinos", dijo el responsable del organismo, dependente de la ONU.