Archivo de Público
Lunes, 5 de Marzo de 2012

El Salón de Gourmets capea la crisis a dos carrillos

EFE ·05/03/2012 - 14:48h

EFE - Un esturión beluga de 5 metros de largo, 792 kilogramos de peso y 42 años de edad, que ha sido expuesto hoy en el 26 Salón del Gourmet, en Madrid, y del que obtuvieron cien kilos de caviar. -

El 26 Salón de Gourmets, que se celebra desde hoy, ha notado por primera vez este año los efectos de la crisis, con una cantidad algo inferior de expositores, aunque apuesta por seguir adelante y capear las dificultades "a dos carrillos", mostrando al mundo los mejores productos, alimentos y bebidas.

Y es que a pesar de ese ligero decrecimiento reconocido a Efe por el presidente del Grupo Gourmets, Francisco López-Canís, y atribuible sobre todo al menor espacio ocupado por las instituciones, el Salón sigue ocupando tres enormes pabellones de IFEMA (Feria de Madrid):

A lo largo del día ha sido constante la afluencia de un público ávido por conocer las casi mil nuevas exquisiteces culinarias que se presentan en este escenario, por probar las decenas de novedades con las que cada año desembarcan las bodegas, por darse el capricho de degustar ostras, jamón ibérico y caviar todo en una mañana y gratis...

Entre estas novedades, infusiones de pacharán como alternativa a esa clásica copita de después de comer, nuevos sabores imposibles de helado -algo que parecía ya una quimera, una vez inventado el de fabada-, delicadas flores de hibiscus conservadas en licor de rosas o caviar de limón.

También será presentado en el Salón de Gourmets el primer pincho creado por un cocinero español con tres estrellas Michelin, Juan Mari Arzak, para una escudería de Fórmula Uno, tras el reciente acuerdo firmado entre el grupo Arzak-Bokado y el equipo HRT.

Todo ello sin que productos más tradicionales pierdan un ápice de protagonismo: el buen jamón sigue volando de los platos, la morcilla de Burgos se moderniza en versión tapa, las conservas de pescado se promocionan como el perfecto aliado en la cocina y el salmorejo "es lo más".

Los destilados de alta gama que hacen furor desde hace unos años también tienen un hueco en el Salón Gourmets en el "Spirits Corner", y el contrapunto lo da una marca de calzado que ofrece a los visitantes poner a prueba su equilibrio con un juego que recuerda a los trileros de antaño, y que podría resultar embarazoso a quienes hayan probado demasiadas novedades bodegueras a lo largo del día.

Unos 30.000 nuevos productos y bebidas, en total, distribuidos en 1.050 expositores distribuidos en una superficie de

18.300 metros cuadrados que espera recibir a unos 80.000 visitantes, diez veces más que los que recibió la primera edición de este salón hace 26 años.

"Aún con la crisis, la feria está haciéndolo muy dignamente, el Salón está lleno y el programa de actividades es muy intenso", ha explicado a Efe López-Canis, quien ha calificado de "alentadora" la presencia de esa potencia gastronómica que es Japón, por primera vez representado en esta cita con un pabellón institucional propio.

Como alentador es el número de reuniones de negocios que tendrán lugar estos días en el Salón de Gourmets, alrededor de 1.200.

López-Canis se ha mostrado orgulloso de uno de los principales roles de la organización de este salón, el de "Celestina" entre más de 60 compradores llegados de los cinco continentes (invitados por Gourmets) y empresas españolas deseosas de vender sus productos en el exterior.

Repiten este año concursos ya clásicos como el de Cortadores de Jamón/Dehesa de Extremadura, que hoy ha alcanzado las 19 ediciones, o el de Abridores de Ostras-Ecailleurs, que cumple un lustro, y debutan nuevas actividades como un taller de elaboración artesanal de filetes de anchoa o un "juego de la oca" para promocionar los vinos navarros.

Al margen de la actividad comercial, un año más el público y los niños pueden acercarse al Taller de los Sentidos Gourmets, donde los más pequeños pueden perderle el miedo o la manía al pescado conociendo un poco más sobre el mundo de la pesca, y aprender desde niños a disfrutar de un buen pan con aceite de oliva virgen más que de un bollo industrial.

Más de mil niños pasarán durante la semana por este espacio en el que también repiten el IV Túnel de Frutas y verduras y los espacios monográficos dedicados al pan, el vino, la cerveza y el queso.