Archivo de Público
Lunes, 5 de Marzo de 2012

Detenidos cientos de opositores rusos que denunciaban el fraude electoral

Entre los detenidos se encuentran tres de los principales líderes de la oposición no parlamentaria

PUBLICO.ES / AGENCIAS ·05/03/2012 - 17:36h

Que el primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, ganara las elecciones presidenciales del domingo con el 63,60% de los votos, según el recuento oficial de la Comisión Electoral Central, es un hecho no aceptado por parte de la opsición. El baño de masas que se dió el mandatario, con lágrimas en los ojos, lanzando mensajes como "hemos vencido. Hemos ganado en una lucha abierta y limpia", no es un argumento suficiente para acallar las voces que hablan de un claro fraude electoral.

A las protestas de la oposición se le ha sumado la aparición de varios vídeos en internet que denuncian irregularidades en varios colegios electorales.  

Hoy, cientos de opositores rusos fueron detenidos cuando se acercaban a la Comisión Electoral Central (CEC) para denunciar el fraude en las elecciones presidenciales del domingo ganadas por Putin. "Han sido detenidos más de un centenar. El acto y las manifestaciones continúan", aseguró Alexandr Averin, portavoz de la organización opositora La Otra Rusia, a la agencia Interfax.

La policía ha detenido además a tres de los principales líderes de la oposición no parlamentaria, entre ellos uno de los dirigentes opositores más radicales, el escritor e historiador Eduard Limónov, fundador del proscrito partido bolchevique. "La policía moscovita ha prevenido un intento de provocación en la plaza de Lubianka", informó un portavoz policial.

Las detenciones se produjeron después de la celebración de un mitin de protesta autorizado por el Ayuntamiento de Moscú en la plaza Pushkin, al que asistieron más de 20.000 personas. A su término, varios cientos de activistas de la oposición se negaron a abandonar la plaza y anunciaron que permanecerían en el lugar hasta que las autoridades escucharan sus demandas de reforma política. Entonces, la policía decidió intervenir y comenzó a detener a los manifestantes, lo que desembocó en enfrentamientos, en algunos casos violentos, entre opositores y efectivos antidisturbios.

El dirigente de la organización opositora Solidarnost (Solidaridad), Iliá Yashin, uno de los detenidos, estimó en más de un centenar el número de detenidos en la plaza Pushkin, aunque el diputado opositor Iliá Ponomariov llegó a hablar de casi un millar. Horas antes, otros cien activistas fueron detenidos cuando intentaban acercarse a la sede de la Comisión Electoral Central (CEC) en la capital rusa, mientras en San Petersburgo cerca de 300 opositores, entre ellos dos diputados locales del partido liberal Yábloko, fueron apresados cuando se disponían a asaltar el Parlamento local.

Los líderes de la oposición extraparlamentaria rusa demandaron la repetición de las elecciones presidenciales. "Exigimos comicios parlamentarios anticipados y ahora también presideniales. Consideramos las elecciones del 4 de marzo fraudulentas e ilegítimas. Sus elecciones son una farsa", afirmó el liberal Vladímir Richkov, citado por las agencias rusas.

Miles de opositores se han congregado hoy en la histórica plaza Pushkin de la capital rusa para denunciar "las numerosas falsificaciones" detectadas durante la votación. "No reconocemos como legítimos los comicios presidenciales. Se utilizaron tecnologías sucias de manipulación electoral", aseguró a Efe Serguéi Udaltsov, uno de los dirigentes opositores más radicales.

Los opositores habían advertido de que si en las presidenciales se repetía el fraude de las parlamentarias de diciembre, lanzarían una campaña de desobediencia civil con protestas indefinidas a escala nacional.