Archivo de Público
Domingo, 4 de Marzo de 2012

La Cruz Roja empieza a repartir ayuda en los alrededores de Homs

Los ataques en Siria continúan y ya se registran 45 fallecidos.

EFE ·04/03/2012 - 16:25h

El distrito de Baba Amro ha sido el foco de los últimos ataques del régimen de Bachar al Asad.

La Media Luna Roja y la Cruz Roja Internacional han comenzado a distribuir ayuda humanitaria en Abel, una localidad situada a tres kilómetros de Homs. Todavía no se ha permitido el acceso al distrito de Baba Amro, foco de los ataques de las fuerzas del régimen de Bachar al Asad durante el último mes. La Cruz Roja ya había informado de la necesidad inminente de "ayuda de emergencia" en Homs y concretamente en este barrio.

El objetivo de estas organizaciones es continuar con la distribución de asistencia humanitaria a los residentes y desplazados en distritos dentro de Homs. Por el momento, han empezado a aportar ayuda esencial a las familias que tuvieron que huir tras el asedio militar que ordenó el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad. Entre el material básico que se está distribuyendo figuran alimentos, colchas y productos de higiene personal.

Sin embargo, el gobierno sirio aseguró el pasado viernes que permitiría a estas dos organizaciones el acceso a Baba Amro tras la retirada de los rebeldes, pero se ha incumplido hasta ahora.

La oposición al régimen sirio sostiene que el Gobierno quiere mantener alejada la ayuda humanitaria para que no sean testigos de las violaciones a los derechos humanos que se están cometiendo por las fuerzas de seguridad. El Gobiernos segura que todavía no ha permitido el acceso por razones de seguridad, ya que en el área hay minas y otro tipo de material explosivo sin detonar.

Continúan los ataques

Los ataques no han cesado en la ciudad de Homs. Hoy han muerto ya 45 personas, como consecuencia de los bombardeos y las acciones de las fuerzas del régimen sirio.

Los opositores Comités de Coordinación Local informaron en un comunicado de la muerte, además, de 14 personas en Hama (centro), cuatro en la periferia de Damasco, tres en Deraa (sur), tres en Idleb (norte), dos en Alepo (norte) y uno en Banias (oeste) y Dir el Zur (noreste), respectivamente.

En protesta a los ataques, hoy se han congregado en Beirut miles de personas para pedir la renuncia de Bachar al Asad, mientras que separados por una alambrada, centenares de partidarios del mandatario sirio denunciaban la presión internacional contra el régimen.

La manifestación fue convocada por el jeque Amad el Asir, imán de una mezquita de la ciudad meridional de Sidón, desde donde se movilizaron varios autobuses para transportar a los participantes a la capital libanesa.En su discurso, el religioso denunció un "complot internacional" contra el pueblo sirio y criticó a la ONU por no aprobar una intervención extranjera pese a "las masacres que comete el tirano de Damasco".

Más de 7.500 personas han muerto en Siria en los más de once meses que dura el levantamiento, según datos de la ONU, aunque los grupos opositores calculan que esta cifra sobrepasa los 8.500.