Archivo de Público
Sábado, 3 de Marzo de 2012

BP llega a un acuerdo con los afectados del vertido del golfo de México

EFE ·03/03/2012 - 10:03h

EFE - Tamara Augustin, directora del parque Grand Isle, camina por la orilla de la playa, sobre una especie de 'mousse' que se ha creado por la combinación del petróleo y los dispersantes, en el estado de Luisiana (EE.UU.), que junto a los de Mississippi y Alabama fueron los más perjudicados por el vertido de BP en las aguas del Golfo de México. EFE/Archivo

La petrolera BP informó hoy de que ha llegado a un acuerdo extrajudicial estimado en 4.900 millones de libras (7.800 millones de dólares/5.831 millones de euros) con los afectados del vertido de crudo en el golfo de México de 2010.

En un comunicado, la empresa señala que el dinero procederá de un fondo de indemnización de 12.600 millones de libras (20.000 millones de dólares/14.994 millones de euros) establecido tras la explosión en la plataforma Deepwater Horizon en abril de 2010, el mayor derrame de la historia de Estados Unidos.

BP puntualizó, no obstante, que el acuerdo no supone "una admisión de responsabilidad" por parte de la empresa.

Así, el juicio que iba a empezar este lunes para depurar responsabilidades de BP ha quedado pospuesto, pero sin fecha concreta.

El consejero delegado de BP, Bob Dudley, dijo hoy la empresa quería cumplir con sus obligaciones con las comunidades de la región del golfo de México, por lo que ha "trabajado duro durante dos años para hacer cumplir estos compromisos".

"El acuerdo propuesto supone un progreso significativo hacia la solución de asuntos relativos al accidente de Deepwater Horizon y contribuir hacia el restablecimiento económico y medioambiental en la costa del Golfo", añadió Dudley.

Entre las víctimas que deberán ser compensadas figuran pescadores que perdieron sus sustentos de vida.

Pese a todo, la petrolera aún tiene que resolver reclamaciones del Gobierno de EEUU y Estados del Golfo.

En el accidente ocurrido en 2010, once trabajadores perdieron la vida y se produjo un derrame de petróleo de un alcance devastador para el medioambiente de la zona, además de costarle el puesto al entonces consejero delegado de la empresa, Tony Hayward.

Tras varios intentos para controlar el escape de petróleo, los ingenieros consiguieron detener el vertido el 15 de julio de 2010.

Hasta el momento, BP ha pagado unos 7.500 millones de dólares (unos 5.593 millones de euros) en trabajos de limpieza de la zona.