Archivo de Público
Viernes, 2 de Marzo de 2012

La jefa humanitaria de la ONU regresa a Nueva York sin lograr entrar en Siria

EFE ·02/03/2012 - 19:04h

EFE - En la imagen, la subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos. EFE/Archivo

La subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, ha regresado a Nueva York tras pasar varios días en Jordania en espera de permiso para entrar en Siria, lo que no ocurrió y se sigue procurando, anunció hoy el secretario general, Ban Ki-moon.

"Las autoridades sirias deben dar acceso a la comunidad humanitaria inmediatamente y sin condiciones previas", reclamó Ban en una rueda de prensa en la que se mostró "muy entristecido" por la "atroz y totalmente inaceptable e intolerable" situación que padece la población siria.

Amos regresó el jueves a Nueva York y hoy ya se reunió con el recién nombrado enviado especial conjunto del organismo y la Liga Árabe a Siria, Kofi Annan, para analizar la gravedad de la crisis siria, ha agregado el titular de la ONU.

"¿Cómo puede un ser humano aguantar eso?", se preguntó Ban, quien hizo varios llamamientos al Gobierno de Bachar al Asad para que detenga la violencia y permita el acceso de la ayuda humanitaria a las zonas más afectadas por la represión y la violencia.

Su llamamiento coincidió con la noticia de que el convoy del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que hoy se dirigía al barrio de Baba Amro, en la ciudad siria de Homs, para suministrar asistencia urgente y evacuar a los heridos suspendió su entrada en la zona hasta mañana.

"Seguimos insistiendo en que Amos debe visitar Siria tan pronto como sea posible", dijo el secretario general de la ONU, para agregar que "parece que las autoridades sirias quieren recibir a Amos en un momento apropiado".

Pero "el tiempo pasa y hay demasiados sirios que necesitan asistencia humanitaria urgentemente", advirtió.

Ban, que hoy comparecerá ante el plenario de la Asamblea General para informar de la crisis siria, señaló que es "mucho más importante" que Amos llegue a las zonas afectadas por la violencia antes incluso de que Kofi Annan se desplace a Damasco para iniciar su papel de mediador.

Amos, que lidera la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU, expresó esta semana su frustración ante la falta de respuesta de Damasco a su petición de entrar en el país e incluso el Consejo de Seguridad emitió el jueves un comunicado pidiendo a Al Asad un movimiento en ese sentido.

"El Consejo de Seguridad espera que Amos pueda acceder a Siria", ha reiterado por su parte el presidente del máximo órgano de seguridad, el embajador británico ante la ONU, Mark Lyall Grant, al presentar el programa de trabajo del Consejo para marzo.

El diplomático indicó que el próximo día 6 el Consejo prevé la visita de Amos para tratar la situación en Siria y reconoció que "hay movimientos" dentro del máximo órgano de decisión de la ONU para tratar de nuevo la crisis en una resolución, lo que ha sido imposible hasta ahora por el doble veto de Rusia y China.

"Creemos que este asunto debe regresar al Consejo y hemos logrado un avance al acordar unánimemente el comunicado sobre Amos, el primer pronunciamiento oficial del Consejo desde agosto sobre Siria", dijo Grant, quien insistió en que es necesario detener "los terribles acontecimientos" que padece el país árabe.

En cuanto a si existe ya un texto para una resolución "político-humanitaria", como la han definido fuentes diplomáticas, indicó que todavía solo "hay conversaciones muy informales".

El presidente del Consejo de Seguridad espera además que Kofi Annan informe regularmente sobre sus mediaciones y de "si logra avances o no en su mandato".

Annan se desplazará hoy mismo a Ginebra y desde allí a El Cairo para reunirse la próxima semana con los responsables de la Liga Árabe y después tratar de llegar a Siria "lo antes posible", según la ONU.

Entretanto, la violencia sigue arreciando en Siria, donde hoy murieron al menos 61 personas -la mitad en la provincia central de Homs-, entre ellas varios menores y dos mujeres, a manos de las fuerzas del régimen, según denunciaron los grupos opositores.

La escalada represiva contra los grupos de oposición y los civiles ha causado más de 7.500 muertos en Siria en los más de once meses de protestas, según datos de la ONU.