Archivo de Público
Viernes, 2 de Marzo de 2012

Una máscara reduce la transmisión de la TB resistente

Reuters ·02/03/2012 - 19:49h

Por Kerry Grens

Un estudio de Sudáfrica comprobó que si los pacientes con tuberculosis (TB) utilizan una máscara quirúrgica durante todo el día, disminuye a la mitad la posibilidad de que transmitan la enfermedad a través del aire.

"Es muy bueno saber que es efectivo", opinó el doctor Rod Escombe, investigador del Colegio Imperial de Londres que no participó del y que no participó del estudio. "Ya lo recomendaba y las guías lo sugieren, pero no contábamos con pruebas" de que el uso de la máscara funcionara.

La TB es una infección bacteriana que, en la mayoría de los casos, se controla con antibióticos. Pero en los 90 surgieron pacientes que no respondían por lo menos a dos de los fármacos primarios que se utilizan para tratar la enfermedad.

El estudio, dirigido por el doctor Ashwin Dharmadhikari, del Hospital de Brigham y las Mujeres, Boston, incluyó a 17 pacientes con TB multirresistente internados en un centro de Sudáfrica.

El equipo les pidió que utilizaran una máscara día por medio; los días que la usaban, se ventilaba el aire de las habitaciones en una cámara con 90 chanchitos de la India. Los días que no usaban la máscara, el aire se ventilaba a otra cámara con otros 90 animales.

Escombe explicó que los chanchitos de la India son muy susceptibles a la TB y el diseño del estudio permitía medir la capacidad de los pacientes de transmitir la infección.

A los tres meses estaban infectados 36 animales que habían respirado el aire de los pacientes cuando usaban la máscara, comparado con 69 animales expuestos al aire de los días que los pacientes no habían utilizado la máscara.

"En los sitios con alta incidencia de la TB, como Sudáfrica, contar con intervenciones simples para reducir la transmisión de la enfermedad es algo realmente positivo", dijo el autor.

Pero dado que las máscaras no eliminan las infecciones, Dharmadhikari insistió en que "nunca debería confiarse sólo en su uso".

Poner bajo tratamiento a los pacientes lo antes posible permitirá controlar la diseminación de la enfermedad. También ayuda mantener a los pacientes aislados o en instalaciones con adecuada ventilación, según resumió el autor.

La Organización Mundial de la Salud estima que una de cada tres personas en el mundo estuvo infectada con la bacteria de la TB, pero que sólo el 5-10 por ciento de ellas desarrollará la infección.

La cantidad de casos de TB fue disminuyendo en Estados Unidos; en el 2010 se notificaron 11.000 casos. Poco menos del 1 por ciento de esos casos es resistente a los tratamientos de primera elección. En el mundo, cada año, unas 440.000 personas desarrollan TB resistente.

FUENTE: American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, online 9 de febrero del 2012.