Archivo de Público
Viernes, 2 de Marzo de 2012

Merkel no ve que tenga sentido hablar de flexibilizar el déficit

Mientras la canciller aseguraba que Rajoy le prometió "no escatimar esfuerzos", éste anunciaba que España subirá su objetivo al 5,8%

AGENCIAS/PÚBLICO.ES ·02/03/2012 - 13:34h

AP Photo - Angela Merkel observa una conversación entre Mariano Rajoy y Nicolas Sarkozy en Bruselas.

Mientras Mariano Rajoy anunciaba que España no cumplirá el objetivo de déficit del 4,4% impuesto desde Bruselas, sino que lo fijará en el 5,8%, Angela Merkel le enmendaba la plana.

La canciller alemana ha asegurado en la rueda de prensa posterior a la cumbre en Bruselas: "De nada sirve empezar diciendo que los objetivos de reducción de déficit no valen o que se apliquen sólo a algunos países". Para subrayar que "hay que cumplir lo que está previsto".

"Creo que debemos primero seguir el proceso. Los países presentarán en el marco del Semestre Europeo sus presupuestos y la Comisión Europea se pronunciará después sobre los mismos. Entonces veremos cuál es el resultado", indicó Merkel.

En este sentido, recalcó que todos los países harán ahora todo lo posible para trasladar con la mayor ambición los elementos de consolidación necesarios a sus presupuestos, y eso "también lo ha confirmado de nuevo el presidente (del Gobierno español, Mariano) Rajoy", dijo.

Y ha añadido que Rajoy le "ha reiterado que España no escatimará ningún esfuerzo para actuar de manera ambiciosa y reflejarlo en sus presupuestos".

Sin embargo, mientras hablaba Merkel en la sala de prensa alemana, Rajoy anunciaba que el objetivo de déficit de este año llegará al 5,8 % del PIB, frente al 4,4 % que estaba previsto.

Rajoy aseguró que esta cifra no incumple el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europa, ya que "la intención es alcanzar un 3 % en 2013", tal y como establece este pacto. En la cumbre, recalcó, no se ha debatido de manera oficial una flexibilización del déficit, que se situó en el 8,51 % en 2011 en lugar del 6 % inicialmente previsto.

Por otro lado, Merkel ha celebrado el compromiso mayoritario con el Tratado para reforzar la disciplina fiscal porque refuerza la "unidad política" y la "estabilidad" del conjunto de la UE y porque envía al exterior un mensaje positivo.

En opinión de la canciller este paso "abre una nueva etapa" en la salida de la crisis, pero no supone su final; por lo que ha pedido "demostrar al mundo que puede confiar en el euro" porque "respetamos las reglas". "Los próximos dos años son tan decisivos como los dos que han pasado", ha zanjado.