Archivo de Público
Viernes, 2 de Marzo de 2012

Pakistán renueva hoy la mitad del Senado en una votación parlamentaria

EFE ·02/03/2012 - 06:37h

EFE - El presidente paquistaní Asif Ali Zardari. EFE/Archivo

Los parlamentarios regionales y nacionales de Pakistán renuevan hoy en una votación la mitad del Senado, donde el gobernante Partido Popular (PPP) espera consolidar su dominio.

Según la radio pública, la votación empezó por la mañana para elegir a 54 nuevos senadores, que se incorporarán a una cámara de representación de la cual se retiran 50 (hay cuatro asientos adicionales por orden de una reciente enmienda constitucional).

A los comicios se presentan 98 candidatos, pero los resultados son en general previsibles porque se espera que los diputados regionales y nacionales sigan la disciplina de partido.

El PPP, que tiene 27 senadores en una cámara de 100 escaños (cuatro más al término de la jornada), confía en rebasar los 40 y conseguir una situación privilegiada en el Senado.

El principal partido de la oposición, la Liga Musulmana-N, pasaría de 7 a 13 senadores, según los cálculos de la prensa.

El sistema de votación es complejo porque se escogen senadores por las cuatro provincias, las áreas tribales (FATA, que tienen un estatus legal diferente) e Islamabad, y se deben cumplir cuotas para mujeres y líderes religiosos.

El PPP del presidente, Asif Alí Zardari, estaba interesado en la celebración de estos comicios para controlar el Senado, aunque como cámara territorial tiene mucho menos poder que la Asamblea Nacional, encargada de escoger el Gobierno tras el voto popular.

La actual legislatura concluye en 2013 pero analistas y fuentes diplomáticas creen que las elecciones generales, que renovarán la Asamblea Nacional, se celebrarán en otoño de este año.

El Gobierno del PPP se halla desestabilizado por el juicio por desacato abierto por el Tribunal Supremo contra el primer ministro, Yusuf Razá Guilani.

A la presión judicial hay que añadir los desencuentros entre el Gobierno y el Ejército, que llegaron a levantar rumores sobre un hipotético golpe de Estado.