Archivo de Público
Jueves, 1 de Marzo de 2012

Satisfacción en Finlandia por el visto bueno de Bilbao al museo de Helsinki

EFE ·01/03/2012 - 11:22h

EFE - Turistas se hacen fotografias ante "Puppy" el perro del museo Guggenheim de Bilbao. EFE/Archivo

El alcalde de Helsinki, Jussi Pajunen, expresó hoy su satisfacción por la decisión del Museo Guggenheim Bilbao de autorizar la construcción de un nuevo centro de arte de la marca estadounidense en la capital finlandesa.

La fundación que gestiona el museo bilbaíno dio hoy luz verde al proyecto de Helsinki, al considerar que éste "no puede verse como una amenaza" para la pinacoteca vizcaína, aunque esta se reserva el derecho a acoger primero todas las exposiciones temporales procedentes del museo neoyorquino.

El visto bueno del Guggenheim Bilbao era el primer requisito para que continúe adelante el proyecto finlandés, ya que el museo bilbaíno tiene derecho a vetar la edificación de nuevos museos de la franquicia norteamericana en Europa.

"Estoy muy satisfecho de que la Fundación del Museo Guggenheim Bilbao haya dado su consentimiento. Es una decisión muy positiva para nosotros", afirmó a EFE el alcalde de Helsinki, quien admitió haberse enterado de la noticia a través de esta agencia informativa.

Pajunen coincidió con la institución bilbaína en que la construcción de un nuevo museo en Helsinki abrirá nuevas posibilidades de cooperación cultural dentro de la red Guggenheim, especialmente entre los centros de Bilbao y de la capital finlandesa.

"No creo que vaya a existir competencia entre los dos museos, sino que más bien se abre una gran oportunidad para colaborar y aprender mutuamente de las experiencias del otro", declaró Pajunen.

"La excelencia del museo de Bilbao, así como su experiencia, es algo de lo que tenemos mucho que aprender. No obstante, en Helsinki deberíamos incluir muchos aspectos finlandeses para dar al museo un mayor valor añadido", añadió.

La ciudad de Helsinki planea construir un museo de unos 12.000 metros cuadrados en el puerto sur de la ciudad, en pleno centro urbano, centrado en el diseño, la arquitectura y la tecnología, aunque no contaría con una colección propia.

Según el estudio de viabilidad, elaborado por la Fundación Solomon R. Guggenheim, su coste ascendería a unos 140 millones de euros y podría atraer a entre 400.000 y 650.000 visitantes al año, de los que cerca del 40 por ciento serían turistas extranjeros, principalmente del norte de Europa.

El proyecto, cuyo principal promotor es el alcalde de Helsinki, cuenta con el apoyo de un amplio sector de la sociedad finlandesa, incluído el primer ministro, Jyrki Katainen, para quien el museo supone una gran oportunidad de aumentar el atractivo turístico de la capital.

Sin embargo, muchos artistas y políticos municipales se oponen al proyecto, al considerar que el nuevo Guggenheim sería demasiado caro para una ciudad altamente endeudada y podría tener un efecto negativo para los círculos artísticos del país.

Las reticencias de estos sectores han obligado a retrasar la aprobación final por parte del ayuntamiento, prevista inicialmente para febrero, a fin de recabar la opinión de varios departamentos municipales, entre ellos los de economía, urbanismo y gestión museística.

Según el alcalde, el Ejecutivo municipal propondrá la construcción del nuevo museo "en las próximas semanas", aunque todavía no se ha establecido una fecha concreta, y el pleno del ayuntamiento dará su última palabra en una votación que tendrá lugar "a finales de marzo o principios de abril".

De lograr el respaldo de la mayoría de los 85 concejales, algo que todavía no es seguro, Pajunen tiene intención de convocar un concurso arquitectónico en primavera para construir un edificio emblemático en pleno centro urbano.

Respecto a la financiación del museo, el alcalde de Helsinki quiere lograr que colaboren con la ciudad tanto el Ministerio finlandés de Cultura, cuyo titular, Paavo Arhinmäki, se mostrado un tanto reticente, como empresas del sector privado nacionales y extranjeras.

"La solución óptima al problema de la financiación sería la cooperación entre Helsinki, el Estado y fondos privados. El museo será beneficioso para la ciudad pero también para el conjunto del país", afirmó Pajunen.