Archivo de Público
Jueves, 1 de Marzo de 2012

Jesús Morte: A Ibercaja "le han puesto la pistola en el pecho" para su fusión

EFE ·01/03/2012 - 12:51h

EFE - Vista de dos oficinas de Ibercaja y Caja Inmaculada (CAI), esta última integrada en el grupo Caja 3, en Zaragoza. Las direcciones de Ibercaja y Caja 3 mantienen hoy reuniones con sus respectivas secciones sindicales para informar del proceso de fusión y de las repercusiones que tendrá en la reorganización de estas entidades y en el empleo.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA), Jesús Morte, se ha mostrado hoy convencido de que a Ibercaja le han puesto "la pistola en el pecho" para que se fusione, aunque ha considerado que la integración con Banco Caja 3, liderada por CAI, es la mejor opción para Aragón.

En declaraciones a Efe, Morte, también vicepresidente de la CEOE, ha puesto en duda de que las cajas tengan que ganar volumen "por fuerza", pero en ese caso, prefiere que estén en el mismo grupo las dos entidades aragonesas, Ibercaja y CAI, porque conocen mejor la situación y actuación de la Comunidad "y sabrán mejor qué hacer en cada momento".

Para poner en duda "la mayor", que las cajas tengan que adquirir más volumen de forma irrenunciable, ha puesto como ejemplo por qué no pueden coexistir las grandes superficies y el pequeño comercio de proximidad o los grandes edificios de especialidades médicas y los médicos de familia si son perfectamente compatibles.

"Aquí hay alguien que se ha empeñado en hacer los bancos y las cajas españoles muy grandes. Luego llegará algún banco, alguna caja alemana y, salvo el Santander y el Bilbao, se van a quedar con todo", ha sentenciado.

El presidente de la patronal aragonesa, que fue nueve años vicepresidente de Ibercaja, ha considerado que la entidad está bien gestionada y está seguro de que "les han puesto la pistola en el pecho" para que se fusione y "los chicos de Europa, además", cuando en su opinión no es necesario.

Ha apuntado que hay cajas en Aragón que hacen un magnífico trabajo en su territorio y, posiblemente, siendo grandes no lo harían tan bien, e imagina que "esa caja acabará en la vorágine de los grandes" y se perderá la proximidad con el cliente cuando él, como empresario, lo que quiere es que sepan de sus negocios para que le ayuden a seguir con ellos.

No obstante, ha insistido en que la integración de Ibercaja y Caja 3 "no es mala noticia" y "dentro de lo malo, se ha acertado lo máximo posible", a pesar de las repercusiones que tendrá en el empleo, porque hay oficinas "pared con pared".

Ha admitido, en ese aspecto, que la integración tendrá "algún elemento perverso, por fuerza", pero a su juicio el proceso será "bastante prudente", por medio de jubilaciones anticipadas e indemnizaciones pactadas, y aunque los costos de transformación serán "caros", no espera "que se arme ninguna gorda".