Sábado, 25 de Febrero de 2012

"La derecha se ha emborrachado de poder y han empezado los desmanes"

Entrevista a Elena Valenciano, vicesecretaria general del PSOE

CAROLINA MARTÍN ·25/02/2012 - 23:16h

Elena Valenciano, en la sede del PSOE.- FOTOS: GRACIELA DEL RÍO

Tres semanas después de ser elegida vicesecretaría general del PSOE, Elena Valenciano (Madrid, 1960) siente que han cambiado dos cosas a su alrededor.Tiene más trabajo y algunas personas no la ven igual. Ella, sin embargo, subraya que sigue siendo "la misma", aunque ahora sea la mujer con más poder del partido, detrás de Alfredo Pérez Rubalcaba. En el mismo despacho que antes de ser nombrada número dos y con el mismo equipo que cuando era secretaria de Política Internacional, Valenciano explica que los socialistas tienen que trabajar "por recuperar la credibilidad" y llama a la sociedad a no resignarse frente a los desmanes del PP.

Con la agenda algo menos apretada que hace una semana, la dirigente socialista concedió la entrevista el pasado miércoles. Su publicación iba a ser en la edición impresa y posó para las fotos con resignación -no le gusta posar, reconoce-. Conocida la noticia de que el periódico no llegaría a los kioskos, Valenciano aseguró que es "un palo para los progresistas. En un momento de hegemonía aplastante de la derecha, un proyecto como Público era más necesario que nunca". Tras desear suerte a la edición digital, la vicesecretaria general lamentó que en este momento político, la izquierda mediática "se quede muy reducida".

¿Por qué ha tardado tanto tiempo el PSOE en tener una mujer como número dos?

Tiene que ver con la evolución del papel de las mujeres en la política, en general, y en el PSOE. Es una evolución lenta, pero acaba produciéndose.

Antes del 38º Congreso decía que quería dedicarse más al trabajo parlamentario y ‘apartarse' de Ferraz. ¿Por qué ha cambiado de opinión?

No he cambiado de opinión, es que las cosas no se eligen a la carta. Hemos hecho un diseño de equipo con Alfredo en el que era importante que yo estuviera en Ferraz y que tuviéramos una muy buena portavoz parlamentaria en el Congreso. La verdad es que pude haber elegido, pero esta composición está bien.

¿Está trabajando por restañar las ‘heridas' que abrió la batalla por el liderazgo del partido entre los seguidores de Chacón y los de Rubalcaba?

No creo que hayan quedado grandes heridas, pero sí trabajamos para hacer más sólida la unidad. Para nosotros siempre fue una de las prioridades de la campaña interna. De hecho, estaba en nuestro eslogan, cambio y unidad. Ahora todo el mundo está detrás del liderazgo de Alfredo, sin ningún problema.

No sé si heridas, pero a lo mejor queda...

Algún rasguño.

Como la competición que se ha abierto en el PSM, donde a Tomás Gómez le ha salido una competidora, Pilar Sánchez Acera. ¿Es la oportunidad de recuperar la sintonía entre el PSM y la dirección de Madrid?

La sintonía no dependerá de qué candidato acabe siendo elegido. Hay una candidata que surge del propio partido en Madrid y otro, que es el actual secretario general. Quien gane ese congreso será nuestro secretario general.

"El PP debería pedir perdón por la oposición que hizo en materia de terrorismo" 

Gómez ha disputado cuatro procesos internos y los ha ganado con la dirección federal en contra en casi todos ellos.

El único proceso que él ha liderado con una candidata distinta, apoyada por miembros de la dirección federal fueron las primarias. Esas las ganó Gomez, y ya está. El primer Congreso lo pudo ganar porque todo el mundo contribuyó a su éxito. Desde luego, esta dirección federal no está en absoluto en una batalla por el liderazgo en Madrid.

En privado, algunos dirigentes de la actual dirección del PSOE, hablan de "chaconismo territorial". ¿Cree que existe?

No creo que exista el chaconismo territorial ni el chaconismo. Ha habido un proceso interno en el que dos grandes dirigentes del PSOE han competido por la Secretaría General, uno ha ganado y otro no. Y se acabó. No hay más heridas. Hay gente que hubiera preferido que ganara Carmen. Ya imagino, pero no hay una lectura posterior. Tenemos que hacer piña con las direcciones del partido a nivel territorial. Eso lo vamos a hacer sean quienes sean los elegidos.

A un mes de las elecciones en Andalucía y después de la crisis interna en el partido, ¿cree que Griñán tiene alguna posibilidad de gobernar?

Desde luego, es más tiene muchas posibilidades y creo que vamos a gobernar. Ahora mismo hay que elegir entre Javier Arenas o Pepe Griñán. Eso está bastante claro para la mayoría de los electores socialistas. Además, está la apisonadora que ha lanzado Rajoy -a pesar de que no ha presentado los Presupuestos- con la reforma laboral. Esto en Andalucía tiene un impacto muy importante, pero además tenemos su modus operandi con las manifestaciones de estudiantes, que son adolescentes. Esto nos viene muy bien para fijar la imagen de quién es la derecha española, es decir Javier Arenas.

¿La dimisión del secretario general del PSOE de Sevilla, Viera, le ha hecho daño al partido?

La dimisión de Viera es lamentable. Es una pena que haya dimitido, pero las cosas se han podido recomponer para cerrar la lista razonablemente bien.


En el PSOE se comenta que si Griñán pierde el Gobierno será defenestrado y que Ferraz apoyará a Micaela Navarro como sustituta. ¿Qué hay de cierto?

Griñán no va a perder las elecciones de ninguna de las maneras. Si las perdiera lo de menos sería qué va a hacer el PSOE con sus candidatos, y lo de más que perderíamos el único lugar en este país en el que se está siguiendo un camino distinto para salir de la crisis. Lo demás son minucias. Si pierde Griñán perdemos el laboratorio en el que se está gestionando la crisis económica sin perjudicar la cohesión social. Eso sería lo dramático de perder las elecciones en Andalucía.

En Asturias, ¿pactará el PSOE con IU?

No es un escenario. Yo lo que quiero es poder gobernar en Asturias aplicando nuestro programa. Vamos a ver hasta donde llegamos.

"Esta dirección federal no está en absoluto en una batalla por el liderazgo en Madrid" 

En Moncloa, Rajoy y Rubalcaba acordaron trabajar en la renovación de cargos "sin prisa, pero sin pausa". ¿Cuáles son sus líneas rojas en la negociación?

No voy a adelantar líneas rojas en una negociación que ni siquiera ha empezado. Sabiendo que tenemos que resolver esto antes de verano, vamos a hacerlo bien, vamos a estudiar a los candidatos más idóneos y el equilibrio que haya que establecer.

Pero, por ejemplo, ¿el nombre de Enrique López para el Tribunal Constitucional sería una línea roja?

No voy a avanzar ninguna línea roja en las negociaciones sobre las renovaciones y supongo que el PP, que ahora gobierna, tendrá mucho cuidado con los nombres que pone sobre la mesa.

¿Quiénes llevan las negociaciones por parte del PSOE?

Eso no está decidido. De momento, van a hablar el presidente y el secretario general del PSOE. Lo iremos viendo poco a poco. Tenemos dos campañas electorales en este momento que van a requerir toda nuestra atención.

Rajoy ha anunciado que no cabe esperar "cambios sustanciales" a la reforma laboral presentada por el Gobierno. ¿Cuál será la respuesta del PSOE?

Nos vamos a oponer radicalmente. Vamos a presentar una enmienda a la totalidad a la reforma, que será una propuesta alternativa que tenga en cuenta nuestro programa electoral y el acuerdo al que llegaron sindicatos y empresarios sobre moderación salarial. También estudiamos presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional. Y vamos a acompañar a los sindicatos.

¿No ha sido un error que los tres principales dirigentes del PSOE no participasen en la manifestación del domingo?

No, no es ningún error. Esta era una manifestación de los sindicatos, sólo de ellos. Nosotros acompañábamos. La mejor manera de no captar todo el protagonismo, pero sí marcar nuestro apoyo era enviar a nuestra portavoz parlamentaria. Si hubiera ido Rubalcaba, él hubiera sido el protagonista. Esta, insisto, era una manifestación convocada por los sindicatos y los protagonistas eran Cándido y Toxo.

Cuando escucha a la CEOE decir que hay que quitar el paro a quienes rechacen una oferta de trabajo, aunque sea en Laponia, ¿usted qué opina?

No hay derecho y no será así. La CEOE no puede tratar de definir una nueva relación con las personas que, en este caso, están en el paro según su criterio y sin ni siquiera haber abierto un diálogo con los agentes sociales. Las relaciones laborales no pueden ser al dictado de la CEOE. Si es así no estamos cargando lo que hemos conquistado en los últimos 40 años.

¿Y cómo va a combatir el PSOE los retrocesos en materia de derechos civiles?

Vamos a tratar de que la gente no se resigne. Cuando la derecha tiene mucho poder, como ocurre ahora en España, se emborracha. Y cuando la derecha se emborracha de poder empiezan los desmanes. Lo que ha pasado es que se han emborrachado de poder y han hecho una reforma laboral sin siquiera sentarse un día con los sindicatos; se han encontrado con unos chavales de 16 años que protestan por los recortes en educación en la Comunidad Valenciana y no han sabido manejarlo sin violencia. Cuidadito, que la derecha con tanto poder se emborracha y la sociedad no puede resignarse a que sea así. Tenemos que conseguir que la gente no se resigne. Esto se consigue viendo alternativas, tenemos que poner un espejo para que la gente vea cómo se comporta la derecha.

"No creo que exista el 'chaconismo' territorial ni el chaconismo" 

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, les acusa de estar detrás de las movilizaciones de la última semana. ¿Están?

Absolutamente, no. Nosotros no tenemos nada que ver con la movilización de un instituto de enseñanza media. Ellos son los que han encendido la yesca; han empeorado las cosas por pasarse. Una manifestación pacífica de estudiantes de enseñanza media no puede acabar con esa brutalidad policial. Son ellos los que han calentado las manifestaciones, no nosotros.

El pasado martes en el Congreso, PSOE y PP fueron de la mano para pedir la "disolución definitiva e incondicional de ETA" vía enmienda y fue vetada. ¿Se traducirá este acuerdo en una iniciativa legislativa conjunta?

Hay que ver cómo, a lo mejor con una proposición no de ley, pero hay que seguir ese camino de unidad de todas las fuerzas políticas democráticas. Haberlo conseguido el martes me parece una grandísima noticia y señala clarísimamente a UPyD en su oportunismo exagerado. Nosotros vamos a apoyar al Gobierno porque sabemos de lo que hablamos.

¿El PP les debería pedir perdón a los socialistas por la oposición que hizo en materia de terrorismo durante los siete últimos años?

Sí, por eso debería pedir perdón y por muchas otras cosas.

¿Hasta dónde cree que debe ser generoso el Gobierno con los presos de ETA?

No se trata tanto de generosidad como de eficacia. El escenario es distinto. ETA probablemente no va a matar y el Gobierno tiene que ser eficaz e inteligente. Creo que lo será.

¿El PP se está cargando el Estado del bienestar?

El PP está agrediendo gravemente el Estado del Bienestar, lo ha hecho en las comunidades donde ha gobernado hasta ahora. El PP lleva muchos años gobernando en la Comunidad Valenciana o en Madrid. La situación de la sanidad y la educación en estas autonomías son ejemplos clarísimo de cómo se van deteriorando esos servicios públicos. No hay más que compararlas con Andalucía. No hay color. Andalucía no ha sacrificado su sanidad ni la educación por la crisis.

¿Qué puede hacer el PSOE, fuera del poder en casi todas partes, para defender la educación y la sanidad públicas?

El PSOE en su conjunto tiene que recuperar la credibilidad que nos faltó en las elecciones autonómicas y en las generales. Tiene que ser capaz de elaborar alternativas viables y reales en un momento de crisis como este, volver a ganar las elecciones para gobernar y demostrar que las cosas se pueden hacer de otra manera como en Andalucía.

El Gobierno se ha mostrado preocupado por la imagen internacional de España en dos episodios concretos: las críticas al Supremo por la sentencia contra Garzón y los incidentes de Valencia. ¿A usted también le preocupa?

A mí me preocupa la imagen que está dando el Gobierno porque está lleno de contradicciones y ha generado en 50 días movilizaciones de los sindicatos y de los estudiantes. La culpa no es de quien se moviliza, sino de quien hace que la gente se tenga que movilizar.

"Si pierde Griñán perdemos el laboratorio en el que se gestiona la crisis sin perjudicar la cohesión social" 

Esta semana se ha conmemorado el día de la igualdad salarial, actualmente la diferencia es del 22% en perjuicio de las mujeres, ¿cómo se puede luchar contra esta discriminación?

Es muy difícil que las mujeres en las pequeñas y medianas empresas puedan pelear solas. Para eso existen los sindicatos y la negociación colectiva. Esta reforma se carga en gran medida la negociación colectiva. Para corregir la desigualdad salarial tienes que tirar desde arriba, desde los grandes acuerdos sindicales. Ahora vamos a tener más dificultades para hacerlo.

¿Ha pasado la igualdad a un segundo plano con la crisis?

La crisis ocupa la máxima preocupación ciudadana y de los responsables políticos. La lucha por la igualdad es una herramienta para resolver la crisis también. La igualdad no es un aspecto colateral de la situación que padece la sociedad. La lucha por la igualdad tiene que ayudarnos a salir de la crisis, a mejorar la cohesión social, la competitividad... Es un error aparcar la igualdad.

¿Cómo va el tema de la petición de revisar el Concordato, que Rubalcaba planteó en el 38º Congreso? ¿Qué iniciativas concretas van a realizar?

No, no hemos pensado todavía. Está en nuestro proyecto, pero ahora estamos trabajando en la reforma laboral. Iremos por partes. El secretario general se comprometió y se hará.