Jueves, 23 de Febrero de 2012

El enésimo regreso de Iniesta

"La convicción que tenemos todos es que Guardiola esté con nosotros mucho tiempo", opina el centrocampista

RUT VILAR ·23/02/2012 - 17:13h

Tras gustarse de nuevo ante el Valencia, los jugadores del Barcelona armaron cierto jolgorio en el vestuario azulgrana. De hecho, incomodado por algún grito, el técnico visitante, Unai Emery, interrumpió por ello su rueda de prensa "me distraen un poquito las risas; estarán contentos los del Barcelona", dijo el entrenador desde la sala Ricard Maxenchs, contigua a la zona de las casetas. La plantilla del Barça estaba exultante. Entusiasmada por los cuatro goles de Messi y, sobre todo, por el partido firmado por Iniesta. "Andrés ha vuelto", celebraba uno de los pesos pesados del equipo.

Y es que, otro curso más, las lesiones han vuelto a lastrar el juego del volante, al que, anímicamente, le cuesta asimilar su fragilidad muscular y la exigencia de la competición. "Me como demasiado la cabeza", reconoce a menudo el de Fuentealbilla.

En la Liga, Andrés se ha perdido diez partidos y sólo ha sido titular en 11

Los fantasmas del pasado han vuelto a impedir en esta campaña el concurso regular del volante en el conjunto azulgrana. En total, se ha perdido diez de los 24 partidos de Liga que ha disputado el Barcelona. Y sólo ha sido titular en 11.

En la competición doméstica, el centrocampista no se ha estrenado como goleador, pero ha dado tres pases de gol a sus compañeros. Además, el domingo participó en los dos primeros tantos de Messi, se sacó de la chistera un pase a Cesc tras superar a los centrales del Valencia con un sombrero y armó una rosca venenosa en el segundo tiempo que bien podía haber significado su primer diana de 2012.

El historial y los precedentes

Le cuesta asumir anímicamente su fragilidad y otros contratiempos

A mediados de septiembre, Iniesta se lastimó frente al Milan. Encaró el manchego a Abate y se hizo una rotura de fibras en el bíceps femoral de su maltrecho muslo izquierdo; estuvo casi un mes de baja. En noviembre, volvió al gimnasio, esta vez por culpa de una contusión en la pierna, producto de un choque en el duelo ante el Zaragoza. En apenas diez días, el volante logró jugar, para lesionarse, de nuevo, a finales de diciembre.

Contra el Hospitalet, el futbolista azulgrana no pudo terminar el encuentro debido a una elongación, otra vez en el bíceps femoral del muslo izquierdo (consecuencia de una pugna con Craviotto), que volvió a romperse durante el clásico de Copa del Camp Nou, el 25 de enero. "De momento, Andrés parece recuperado del todo", comentan desde el cuerpo técnico, cautelosos. Guardiola ha dado entrada a Iniesta en el equipo poco a poco. Frente al Valencia, en la vuelta de las semifinales de Copa, jugó dos minutos. No lo alineó en Pamplona para que sí formara de titular ante el Bayer Leverkusen, donde jugó una hora. Y contra el Valencia, el domingo, 86 minutos.

El de Fuentealbilla no olvida el calvario vivido entre 2008 y 2010, cuando encadenó una lesión tras otra hasta sumar ocho percances de importancia. "Mentalmente no estaba bien", confesó entonces el futbolista, que ayer se sumó a las voces que piden la renovación de Guardiola.