Jueves, 23 de Febrero de 2012

El rey dice que juzgar es tarea "exclusiva" de los jueces

El mensaje se produce en vísperas de que Urdangarin declare en Palma. La Casa del Rey "ni confirma ni desmiente" una reunión del monarca y el heredero con el duque

B. BENÍTEZ / A. GUTIÉRREZ ·23/02/2012 - 02:27h

El rey charla ayer con el presidente del Poder Judicial, Carlos Dívar, mientras la reina permanece ajena. Mª. Á. Torres

A sólo tres días de la declaración como imputado de Iñaki Urdangarin por presunto desvío de fondos públicos, el rey Juan Carlos lanzó ayer en Barcelona lo que parece un nuevo mensaje velado sobre el caso Nóos y contra la cascada de noticias sobre los manejos económicos del duque de Palma. La Constitución, dijo el monarca, atribuye a los jueces "en exclusiva" la misión de juzgar y ejecutar las sentencias. Aún en la memoria su ya célebre subrayado navideño sobre cómo "la Justicia es igual para todos", el monarca habló ayer sobre la primacía de los jueces en presencia del presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, y durante la entrega de despachos de la 62ª Promoción de la Carrera Judicial.

El monarca se pronunció en esos términos un día después de que, procedente de Filadelfia (EEUU), su yerno aterrizase en el aeropuerto de Barajas para prepararse ante el interrogatorio del sábado. ¿Se entrevistó Urdangarin esa tarde, la del martes, con el jefe del Estado y el príncipe heredero? La Casa Real, que en los últimos tiempos ha mostrado un cierto aperturismo mediático, rehusó ayer dar explicaciones. La Zarzuela "ni confirma ni desmiente" el encuentro, cuya celebración, de existir, "afectaría al ámbito privado de la familia real". El martes, el rey regresó a las cinco de la tarde a Madrid tras haber viajado a Bilbao, recalcaron fuentes conocedoras de ese extremo.

Si hubo encuentro, fue privado y familiar, dice el entorno de Zarzuela

La alusión a la intimidad del núcleo familiar del jefe del Estado llega dos meses después de un hito clave en esta historia: el momento en que, el 12 de diciembre, el portavoz de la Casa Real anunció que Urdangarin quedaba apartado de la agenda por su comportamiento "no ejemplar".

En esas fechas, Público acababa de desvelar un informe de Hacienda que cifra en 5,8 millones el importe de las adjudicaciones a dedo que Urdangarin logró de la Generalitat Valenciana y el Govern balear para su ONG Instituto Nóos. El informe destapa un segundo dato aún más comprometedor: una cantidad idéntica a la obtenida del erario público acabó en las cuentas de varias empresas controladas por el duque de Palma y/o su socio Diego Torres. El trasvase se produjo mediante la supuesta prestación de servicios por parte de esas compañías, a las que el juez considera parte de una "trama societaria" diseñada para "apoderarse de fondos públicos". Anticorrupción no se cree que tales servicios existieran. Y ve en los hechos indicios de malversación, prevaricación, falsedad y fraude.

La infanta también aterriza

Desde que la Casa Real apartó a Urdangarin y expresó su respeto a la Justicia, el sumario ha ido afianzando las sospechas de que el duque se valió de su posición como marido de Cristina de Borbón para lograr el favor de la Generalitat Valenciana y el Govern balear. Sigue siendo una incógnita la razón última por la que los Ejecutivos de Francisco Camps y Jaume Matas premiaron al duque personaje secundario subvencionando con cifras millonarios unas cumbres turístico-deportivas cuyos gastos ni siquiera se justificaron.

Ayer, la hija menor del rey ya se encontraba también en Madrid para apoyar a su esposo. En los últimos días, la infanta se ha quejado de que el constante seguimiento de los periodistas impedía a su familia hacer una vida normal. Entre 2004 y 2010, las cinco principales empresas del conglomerado Nóos registraron ingresos superiores a 16 millones de euros.

Noticias Relacionadas