Miércoles, 22 de Febrero de 2012

Segundo día de protestas en Afganistán contra EEUU por la quema de un Corán

EFE ·22/02/2012 - 08:51h

EFE - Jóvenes afganos lanzan piedras contra la base de la misión de la OTAN en Bagram durante una manifestación contra la supuesta quema de un Corán a la que asisitieron casi 3.000 afganos, ayer en Bagram (Afganistán).

Cientos de afganos se manifestaron hoy, por segundo día, en Kabul, contra Estados Unidos en protesta por la quema de un Corán en el interior de la principal base de las tropas internacionales desplegadas en Afganistán, Bagram, dijo a Efe una fuente oficial.

"La protesta ha comenzado por la mañana y se dirige a la carretera Kabul-Jalalabad, donde hay una base estadounidense", dijo a Efe el jefe de la Policía de la capital, Hashmat Stanikazai, que cifró en unos 400 los manifestantes.

Además, en torno a un centenar de estudiantes de Kabul se dirigieron entre protestas y gritos contra Estados Unidos hacia el Parlamento afgano, de acuerdo con Stanikzai.

Según la versión de distintos oficiales de la Policía, en las primeras horas del día no se habían registrado incidentes violentos ni heridos y la Policía intentaba controlar a la multitud.

Una agencia afgana, AIP, afirmó al mediodía que los manifestantes habían cortado la carretera, una de las principales salidas de Kabul, en tres puntos distintos.

"Esta es una acción inhumana y despreciable contra todos los musulmanes del mundo", aseguró a Efe Ahmad Malik, uno de los manifestantes en las protestas de hoy en la capital afgana.

"Odiamos a los estadounidenses y sus políticas erróneas contra los afganos. Sabemos que no están aquí por nuestro bienestar. (El presidente) Karzai debería echarles del país", aseguró otro enfadado manifestante, Sayed Muitaba.

Las protestas comenzaron este martes ante la base de Bagram, cerca de Kabul, después de que varios trabajadores afganos del centro descubrieran fragmentos quemados de un Corán en el interior.

Poco después del inicio de las protestas, el jefe de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF), John Allen, anunció una investigación y presentó sus disculpas tanto a las autoridades como al pueblo afgano asegurando que no se trató de una acción intencionada.

La profanación del Corán es un asunto muy sensible en Afganistán, donde una veintena de personas, entre ellas siete trabajadores de la ONU, murieron en protestas el año pasado a raíz de la quema pública de un ejemplar en una iglesia estadounidense.

En un comunicado citado por AIP, los talibanes condenaron la quema del libro sagrado musulmán y afirmaron que este es el décimo incidente de este tipo protagonizado por las tropas internacionales desplegadas en el país.

"Los estadounidenses invasores han herido los sentimientos de los musulmanes del mundo. Profanan cadáveres de afganos, asaltan sexualmente a niños afganos y matan a menores inocentes en sus bombardeos", afirman los insurgentes en la nota.