Miércoles, 22 de Febrero de 2012

La UE podrá aplicar vigilancia reforzada a países en problemas

Los 27 decidieron ayer prohibir la compra de seguros de deuda pública si no se tienen esos títulos

D. B. ·22/02/2012 - 05:36h

Olli Rehn. EFE

Tan sólo unas horas después de que la moneda única acordara el segundo rescate de Grecia, los ministros de Economía de los 27 aprobaron otra norma encaminada a no tener que pensar en más programas de ayuda en el futuro. La Unión Europea se dotará de un sistema de supervisión reforzada de países en "dificultades graves en materia de estabilidad financiera" que puedan tener "efectos de contagio adversos en otros estados miembros", según el acuerdo. La Comisión Europea será la que decida si un país supone un riesgo y podrá enviar a ese lugar misiones de técnicos comunitarios para determinar con exactitud la marcha de la economía, algo parecido a lo que se hace ya con los países rescatados.

Además, la norma acaba con un problema ritual que ha costado mucho dinero a la eurozona. Los ministros de Economía de los 27 podrán exigir a un Estado que presente síntomas de dar problemas "medidas de precaución" o que prepare "un borrador de programa de ajuste macroeconómico", el prólogo de un rescate. Se acabará así con la situación previa a los rescates de Grecia, Irlanda o Portugal, asumidos por los respectivos gobiernos sólo a última hora y a regañadientes por los efectos sobre la popularidad y posibilidades electorales de sus dirigentes.

Por otra parte, los 27 aprobaron formalmente la prohibición de algunas apuestas especulativas contra la deuda soberana. En concreto, en la UE no se podrán llevar a cabo operaciones con seguros de impago de la deuda, conocidos como CDS, al descubierto, es decir, sin tener los bonos que se supone que aseguran. La norma ha sido pactada con la Eurocámara y tiene excepciones, como pedían países como España. El reglamento permite a países miembros prohibir temporalmente las operaciones especulativas que apuestan a la caída de un valor (las llamadas ventas a corto) de cualquier instrumento financiero.

Si la liquidez de un Estado se ve seriamente amenazada, este puede suspender la prohibición. Varios países que habían suspendido estas operaciones unilateralmente, entre ellos España, Bélgica y Francia, levantaron la prohibición la semana pasada. El levantamiento del veto provocó un derrumbe en Bolsa de los principales bancos españoles.