Martes, 21 de Febrero de 2012

Cameron le dice a Rajoy que el futuro de la Roca es de los gribraltareños

Las conversaciones quedan a partir de ahora en manos de los ministros de Exteriores

DAVID BOLLERO ·21/02/2012 - 22:52h

El Peñón sigue enfrentando a ambos países.

En la reunión entre el primer ministro británico, David Cameron, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en Downing Street no podía faltar un punto clave: la soberanía de Gibraltar. Y de nuevo se pudo constatar que entre ambos países hay "diferentes posiciones". Cameron afirmó tajante que la postura de Londres no ha variado un ápice: "Son los de Gibraltar quienes han de definir su futuro y no hablaremos de ello sin contar con su opinión". Por lo que rechazó cualquier tipo de contacto. "Decimos no' a cualquier negociación que los gibraltareños no quieran que llevemos", sostuvo.

Rajoy no quiso ser tan contudente y menos aún cerrar cualquier vía de diálogo. "Vamos a seguir hablando en el futuro", aseguró. En el almuerzo que mantuvieron, el líder conservador español expuso a Cameron que para su Ejecutivo el diálogo sobre Gibraltar debería establecerse en dos ámbitos. Por un lado girar en torno a la disputa sobre la soberanía y que, en este terreno, sólo podrían participar España y Reino Unido. Por otro, se debería abordar la cooperación entre Gibraltar y sus poblaciones vecinas. Aquí, según fuentes de la Moncloa, si deberían participar "los españoles del campo de Gibraltar y los gibraltareños".

En cualquier caso como no se llegó a ningún avance, por el momento se han dejado las conversaciones en manos de los ministros de Exteriores. Estos seguirán discutiendo este tema este mismo jueves cuando coincidan en la Conferencia sobre Somalia que se celebra en Londres, según informa Europa Press. El Gobierno de Gibraltar saludó este martes la postura de Cameron y rechazó la propuesta española de convertir el Foro tripartito de Diálogo en un espacio a cuatro bandas. Se opone a que España intente equiparar el nivel de autogobierno del Peñón con el de los ayuntamientos del Campo.

Por otro lado, Rajoy apoyó las sanciones a Irán promovidas por Cameron y las de Siria para que, en palabras del primer ministro británico, "se libere al país de Assad, que ha asesinado y sigue asesinando a su gente".