Miércoles, 22 de Febrero de 2012

Familiares de los reos de Comayagua asaltan la morgue

Cansados de esperar las identificaciones, irrumpen en el depósito y abren varias bolsas de cadáveres

PÚBLICO ·22/02/2012 - 03:52h

AFP - Los familiares buscan a los suyos entre los muertos.-

El lento proceso de identificación de los cuerpos de los 360 presos que murieron en el incendio de la cárcel hondureña de Comayagua el pasado miércoles está poniendo a prueba la paciencia de sus familiares.

Cansados de esperar ante las puertas de la morgue para recuperar los restos de sus seres queridos, un grupo de familiares, casi todos mujeres, irrumpieron ayer en la morgue gritando y llorando, e incluso lograron romper varias bolsas que contenían al menos una decena de cadáveres, reclamando la entrega de los cuerpos.

El pésimo estado en el que se encuentran los cadáveres, muchos de ellos carbonizados, está haciendo de su identificación una tarea ímproba.

Las autoridades forenses aseguran que se han practicado ya 277 autopsias y que este proceso finalizará hoy. Sin embargo, sólo unos 60 cadáveres han sido identificados y de ellos, sólo 27 se han entregado a las familias. En algunos casos, los fallecidos tendrán que ser identificados mediante pruebas de ADN. Para ello, se enviarán muestras a Chile y Perú.

El incendio fue un accidente

Mientras cientos de personas siguen esperando ante la morgue, la Fiscalía hondureña declaró ayer que el fuego en el penal fue causado accidentalmente por un cigarrillo o una vela que los reos dejaron encendida y que prendió fuego a un colchón o una tela.

"Los expertos locales e internacionales que han investigado este episodio han concluido que el origen del incendio fue provocado por un accidente, que no se roció con gasolina, ni hubo una explosión o un cortocircuito", dijo a Reuters la jefa de la Fiscalía, Danelia Ferrera. En la investigación ha colaborado un grupo de especialistas enviado por EEUU a petición del Gobierno de Honduras.

La prisión de Comayagua, que forma parte de un sistema penitenciario caracterizado por el hacinamiento, la corrupción y el crimen organizado, albergaba a 852 reos, cuando sólo tenía capacidad para 400 internos.