Martes, 21 de Febrero de 2012

El PSPV exige el cese del jefe de la policía y de la delegada del Gobierno

EFE ·21/02/2012 - 13:00h

EFE - La delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, se ha reunido esta manana con el secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarde, para analizar las consecuencias de las concentraciones y manifestaciones no comunicadas tras las detenciones practicadas en las protestas estudiantiles.

El secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, ha exigido hoy el "cese inmediato" del jefe superior de policía en la Comunitat Valenciana, Antonio Moreno, por llamar "enemigo" a los ciudadanos, y de la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, como responsable política de los incidentes en las protestas estudiantiles.

Alarte ha hecho estas declaraciones en rueda de prensa tras reunirse durante veinticinco minutos con la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Paula Sánchez de León, para analizar los incidentes registrados durante las protestas estudiantiles de los últimos días.

El dirigente socialista ha pedido también a la delegada que se reúna de forma inmediata con los representantes de la Federación valenciana de estudiantes (Faavem) y que depure responsabilidades si algún agente del orden ha ejercido la fuerza "de forma desproporcionada".

Alarte ha asegurado que hay "un trasfondo ideológico" en lo que está pasando, y es que el PPCV "quiere amedrentar a los ciudadanos" que desean "salir a la calle para decir no a sus políticas", de forma que no hay "una campaña" contra la Comunitat, como dice el president Alberto Fabra, sino que en esta tierra pasan "cosas vergonzosas".

Ha insistido en que se quiere emplear "la fuerza del Estado para limitar el ejercicio de los derechos constitucionales de centenares de ciudadanos", y ha considerado que si estos hechos ocurren "sistemáticamente" en Valencia es porque aquí hay "una visión estrecha y corta" del Estado de derecho.

El portavoz socialista ha anunciado que convocará al resto de grupos de la oposición el jueves a primera hora, antes de la sesión de control al president de la Generalitat en Les Corts, para reunirse con Faavem y plantear una declaración conjunta, encaminada a que la situación "se reconduzca" y se vuelva "a la normalidad".

Asimismo, van a pedir explicaciones al Gobierno en las Cortes Generales y en el Parlamento Europeo, y que la consellera de Educación convoque al Consejo Escolar.

Alarte ha entregado a la delegada un escrito de Faavem que reclama que los cuerpos policiales "no repriman" a los manifestantes, que los detenidos sean liberados y los procesos judiciales abiertos se paralicen, que el jefe de policía se retracte de sus declaraciones y que la delegada les reciba para conocer sus opiniones.

Ha insistido en reclamar a la delegada el "cese fulminante" del jefe de la Policía por llamar "enemigos a ciudadanos libres que en un Estado de derecho deseaban ejercer sus derechos constitucionales", y que a continuación asuma sus responsabilidad política por una actuación "impropia" de un Gobierno democrático, "al margen del diálogo" y sólo con la "fuerza desproporcionada".

A su juicio, la delegada "tiene que marcharse" por su "incapacidad, por haber consentido o por no haber actuado", mientras que es "inadmisible" que el Gobierno de España "criminalice" a los ciudadanos y a los "legítimos representantes" de los estudiantes.

Alarte ha negado que busque el rédito político de esta situación, ya que no ha ido a ninguna protesta y ha trabajado por buscar un "cauce democrático", que es lo que deben tener los ciudadanos, "y no encontrarse una porra delante de su cara".

Ha acusado a la delegada de no hacer "autocrítica" de lo ocurrido, y ha exigido al ministro de Interior "congruencia", y que si no comparte lo ocurrido depure "hasta la última responsabilidad".