Domingo, 19 de Febrero de 2012

El presidente del PP andaluz dice que el 25M se opta entre seguir con los abusos o la ejemplaridad

EFE ·19/02/2012 - 13:28h

EFE - El presidente del Gobierno y presidente del PP, Mariano Rajoy (c), junto a Carlos Floriano, María Dolores de Cospedal, Javier Arenas y Esteban González Pons (izq. a dcha.) al comienzo de la primera reunión que la nueva ejecutiva nacional del partido ha celebrado en el 17 Congreso que el Partido Popular celebra este fin de semana en Sevilla.

El presidente del PP andaluz y candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Javier Arenas, ha afirmado hoy que las elecciones del 25 de marzo "es la hora de los andaluces", y ha añadido que se juega "la continuidad o el cambio, seguir con los abusos o un gobierno ejemplar".

En su intervención en la clausura del XVII Congreso del PP que se celebra este fin de semana en Sevilla, Arenas ha advertido de que la imagen que se ha proyectado del poder político "ni es real ni andaluza sino la foto fija de un partido y no de nuestra sociedad", por lo que Andalucía lo que necesita es "el cambio".

En las elecciones del 25 de marzo, según el líder de los populares andaluces, los ciudadanos se juegan "la continuidad o el cambio, seguir con los abusos o un gobierno ejemplar", y ha añadido que los ciudadanos se juegan también "el pasado o el futuro".

Tras confesar que el PP quiere gobernar para ganar a la crisis y el paro y que la sociedad andaluza "tenga un solo dueño: los propios ciudadanos andaluces", Arenas se ha comprometido a que, si gobierna tras los comicios, recuperará la "concordia" mediante un cambio tranquilo que "no mire al pasado ni para juzgarlo".

A la concordia la ha definido como "pilar básico" de la transición democrática y la constitución, y ha prometido un cambio tranquilo "sin rencor, sin revanchas y sin resentimientos", aunque ha querido ser prudente porque "estamos muy cerca (del Gobierno andaluz) pero todavía nada está hecho".

Se ha referido a los "escándalos" que, en algunos casos forman parte de la "antología del disparate del expolio a manos llenas", y ha anunciado que con su gobierno "no habrá ERES fraudulentos" porque llevará al Parlamento una ley de Haciendo que recogerá que "no se gastará un euro sin la firma de los funcionarios de la Junta".

Ha pedido que no se identifique Andalucía con el escándalo de los ERE porque esta comunidad "no es igual que su mal gobierno", y ha advertido de que los andaluces no quieren que los escándalos "lastren su futuro".

Los dos retos de Andalucía son las oportunidades y que esta comunidad "entierre el sectarismo y cuente con un gobierno para todos los andaluces", según Arenas, quien se ha mostrado seguro de que el "único miedo" que percibe en la calle "es el miedo a que sigan los mismos, a que las cosas sigan igual".

Ha lamentado que haya 1,2 millones de parados en Andalucía y se ha mostrado seguro de que si alcanza el Gobierno los objetivos de acción son las reformas, la regeneración democrática y un cambio de mentalidad para que los andaluces sean "dueños de su propio destino" a partir de las elecciones del 25 de marzo.

Javier Arenas ha abogado por gobernar desde "la firmeza y el dialogo" y se ha comprometido a un gran pacto por el empleo porque un gobierno "por mucha mayoría absoluta que tenga no nos saca solo de la crisis", y ha añadido que el PP va a reformar "todo lo que ha funcionado mal.

La reforma de la administración, la del sector público, la derogación de los "decretazos", la reforma educativa, un programa de política de empleo y abrir "una nueva etapa" en la ordenación del territorio, son algunas de las medidas planteadas por Arenas, quien ha abogado también por un pacto en defensa de la agricultura.

Javier Arenas ha tenido un recuerdo "para los que no están" y se ha referido al presidente fundador del PP, Manuel Fraga, y sobre todo a los asesinados por ETA como el concejal sevillano Alberto Jiménez Becerril y su esposa, Ascensión García, pero ha extendido el recuerdo a todos los asesinados por la banda.

Ha aprovechado para recordar a "los amigos de los terroristas" que el PP no está satisfecha con los pasos dados y que todavía se espera que se disuelva la banda terrorista "y que le pida perdón a todas la sociedad española".