Domingo, 19 de Febrero de 2012

El alcalde utilizará la reforma para reducir la plantilla un 40%

Jorge Romero, del Partido Andalucista, acaba de despedir a 115 interinos gratis total

FERNANDO VICENTE ·19/02/2012 - 08:00h

Manifestación de empleados municipales en Los Barrios.

Jorge Romero, alcalde por el Partido Andalucista del municipio gaditano de Los Barrios, lo tiene claro: "Podré acudir a la reforma laboral. Mi intención es reducir el número de empleados del Ayuntamiento ya que aún no estamos en los parámetros de la nómina que podemos pagar". Desde que tomó posesión con mayoría simple tras las últimas elecciones municipales de 2011, desplazando al Partido Socialista, que llevaba décadas gobernando, Romero se ha empeñado en una guerra por poner en la calle a los que públicamente ha definido como "enchufados" de los gobiernos socialistas.

Primero presentó un expediente de regulación de empleo (ERE) para extinguir los contratos de 178 trabajadores, de los que 115 ocupaban plazas de interino y 63 contaban con contratos laborales fijos. Pero la Administración Laboral de la Junta de Andalucía se lo rechazó. Así que ideó un plan alternativo. Ya que los interinos ocupaban plazas que deberían ser dotadas definitivamente mediante oposición, optó por amortizar esas plazas retirándoles la asignación en los presupuestos del ejercicio 2012. Es decir, desaparecen de los presupuestos y los trabajadores ya no pueden seguir ocupándolas. Consecuencia: el pasado 3 de febrero entraron en vigor los nuevos presupuestos y 115 trabajadores se fueron a sus casas sin empleo y sin un euro de indemnización. El propio Romero lo expli-ca, no sin cierto deje vengativo: "Mi intención era que la Administración me aprobara el ERE y pagarle un finiquito a cada trabajador. Ahora, una vez que se han amortizado las plazas, he desvinculado a estos 115 sin cobrar nada".

Tras reducir la plantilla un 26%, el edil ahora quiere bajar hasta el 40%

Todos ellos son trabajadores que llevan más de una década sufriendo el mercado laboral español. Empezaron con contratos precarios y, por fin, para regularizar una situación insostenible, los hicieron "indefinidos no fijos" entre 1999 y 2000. Es el caso de Jesús Guerrero: "Llevaba 12 años y ocho de interino, con 1.100 líquidos al mes. Es el caso de la mayoría. ¡1.100 euros después de 12 años!, ya me dirás". O el de Pedro Valdivia, que ejercía de graduado social del Ayuntamiento y cuyos 1.800 euros líquidos al mes lo colocaban entre los mejor pagados: "Entré en el 91 y me hicieron más de 20 contratos sucesivos hasta que en 2003 me hicieron interino".

A Romero no parece bastarle con haber reducido de golpe y, por ahora, sin costes un 26% de la plantilla de este municipio algecireño de 22.000 habitantes; quiere llegar hasta el 40%: "Ahora me quedan en el Ayuntamiento los laborales fijos que estaban en el ERE, y estoy viendo cuál es la fórmula para su desvinculación. Presenté un recurso al rechazo del ERE, y si no me sale acudiré a la reforma laboral que facilita el despido dentro de la Administración y además reconoce que los ayuntamientos pueden realizar ERE", promete sin apariencia de temblor alguno en la voz.