Sábado, 18 de Febrero de 2012

Cospedal vende los éxitos del PP y olvida la corrupción

Confirmada en el cargo, confiesa que no le consta que hayan existido "presiones" para que evite "acumulación de poder"

 

M. J. GÜEMES / Y. GONZÁLEZ ·18/02/2012 - 00:01h

María Dolores de Cospedal.

Cuatro años. Es el tiempo que ha pasado desde que María Dolores de Cospedal fue nombrada secretaria general del PP. Fue en un cónclave convulso en Valencia, al que se llegó después de varias batallas internas y con el liderazgo de Mariano Rajoy muy cuestionado.

En la actualidad, todo ha cambiado. El PP ya no está en la oposición. Ayer inauguraba su 17º Congreso bajo el lema "Comprometidos con España" en Sevilla, con la vista puesta en las elecciones andaluzas. La mayoría de sus dirigentes se paseaba con un cargo del Gobierno bajo el brazo. Rajoy, al frente de la Moncloa, era laureado. Se exhibía unidad.

El caso 'Gürtel' o el 'Palma Arena' no aparecieron en su discurso

Rodeada por ese ambiente de euforia, Cospedal se dedicó a vender los éxitos que ha cosechado su formación en este tiempo. Repasó datos, convocatorias electorales, poder territorial y concluyó que, con ella al frente, el PP había llegado a lo más alto con unos "magníficos resultados". Ni una palabra de corrupción. La red Gürtel, el Palma Arena o el caso Brugal no formaron parte de su informe de gestión aunque sí han regado de escándalos al PP.

En su discurso, Cospedal prefirió hacer un llamamiento a sus compañeros para que no se encierren en los despachos y terminen perdiendo el contacto con los ciudadanos. "Ahora es más importante que nunca que vean nuestra cercanía y accesibilidad", sostuvo. Para ella, la mayoría abso-luta cosechada en las urnas compromete a hacer reformas "contando con todos". De ejemplo puso las modificaciones del mercado laboral. A su juicio, resuena más la "marea silenciosa" que representan los cinco millones de parados que "las pancartas y las posturas ancladas en el pasado".

La número dos del partido recordó que el PP se había marcado como meta llegar al poder. "Objetivo cumplido", indicó. Y reconoció que no fue un camino fácil. En el recuerdo, muchas tensiones que quiso dar por enterradas: "Nos hemos dado cuenta de la importancia de la unidad, del trabajo en equipo, de que el liderazgo tiene mucho que ver con la capacidad para integrar distintas sensibilidades y con saber mantener la coherencia". Cospedal concluyó diciendo que "los personalismos sólo son útiles para quienes pretenden dividir".

Arenas quiere un cargo que pueda compatibilizar con Andalucía

Pide perdón por sus errores

En su intervención, la dirigente conservadora quiso hablar de terrorismo. "Los españoles saben que con un Gobierno del PP no habrá concesiones de ningún tipo a los que ayer mataban", proclamó. Y poner el punto final pidiendo perdón por sus errores. "A buen seguro serán muchos", reconoció, al tiempo que indicaba que puso todo su empeño e "intuición femenina" en no equivocarse.

La también presidenta de Castilla-La Mancha agradeció a Rajoy su confianza y apoyo. "Es una deuda que siempre tendré contigo", le dijo. Confirmada en su puesto, aseguró que no tenía constancia de que se hubieran producido "presiones" por parte de los barones de su partido contra una posible "acumulación de poder" de ella y su equipo en la nueva dirección.

Esta se desvelará hoy cuando Rajoy presente su candidatura. Entonces se sabrá si apuesta por la misma estructura. Es decir, si opta por mantener las tres vicesecretarías. Lo que sí está claro es que dos de sus responsables, Esteban González Pons y Javier Arenas, continuarán en el núcleo duro. Este último quiere ocuparse como ahora de temas de política territorial para, si gana, compaginar sus tareas con la Presidencia de la Junta.

El debate interno de la semana en el PP ha sido el de la posibilidad de que Rajoy recupere la figura del coordinador. Cospedal se opone a ella porque le restaría control. A la hora de hablar de ascensos, el favorito es el diputado Juan Carlos Vera, uno de los históricos en la organización del partido. La mayor renovación llegará, según apuntan fuentes del PP, en la segunda línea, donde suena con fuerza el nombre de Manuel Cobo, exvicealcalde de Madrid.