Viernes, 17 de Febrero de 2012

El juez decidirá hoy si prorroga la prisión a Bretón

ALFONSO ALBA ·17/02/2012 - 05:49h

El furgón policial que llevó a Bretón ante el juez. E. Gomez

José Bretón, el padre de Ruth y José, los dos niños desaparecidos en Córdoba desde el pasado octubre, declaró ayer durante más de cuatro horas ante el juez que dirige la investigación. El magistrado José Luis Rodríguez Laín le interrogó para determinar si lo pone en libertad, como pide su abogado defensor, o prorroga su prisión preventiva, como solicita tanto la Fiscalía como la acusación particular. La decisión la tomará antes del mediodía de hoy, según informaron fuentes judiciales.

El juez escuchó el testimonio de Bretón después de levantar parte del secreto de sumario y tras conocer unos informes periciales que aseguran "al 98%" que ni Ruth ni José llegaron al parque Cruz Conde, donde su padre dice que los perdió. Además, en su interrogatorio trató de despejar las contradicciones en el testimonio inicial de Bretón. El hombre declaró estar en unos sitios y a unas horas el día en que se perdieron los niños, el 8 de octubre, que no coinciden con los lugares y la cronología que la Policía ha logrado configurar tras revisar imágenes de cámaras de seguridad de la ciudad de Córdoba y elaborar un complejo informe de seguimiento del teléfono móvil del acusado.

Bretón reiteró ayer en el interrogatorio que perdió a los niños en el parque, como sostiene desde el pasado 8 de octubre. Su abogado ha solicitado un contrainforme de las pruebas periciales que rechazan que los niños llegaran al parque porque, a su juicio, "las imágenes de las cámaras de seguridad no se ven bien".

Bretón declaró por la tarde en la Audiencia Provincial de Córdoba. A las puertas del edificio, medio centenar de personas (entre ellos algunos familiares de Ruth Ortiz, la madre de los pequeños) le insultaban y le gritaban constantemente. José Bretón entró y salió en un furgón policial y entre fuertes medidas de seguridad.

A pesar de eso, los agentes no pudieron evitar que algunos exaltados golpearan y patearan el furgón policial, que abandonó la Audiencia camino de la prisión provincial de Córdoba pasadas las 21.00 horas.