Viernes, 17 de Febrero de 2012

Fabra financiará la Fórmula 1 mientras sigue recortando

"No dejaremos de pagar porque los valencianos cumplimos", dice el Govern

BELÉN TOLEDO ·17/02/2012 - 04:09h

El portavoz del PSPV, Jorge Alarte. Juan Navarro

El multimillonario Bernie Ecclestone, patrón de la Fórmula 1, será uno de los pocos acreedores de la Generalitat Valenciana a los que esta Administración pagará puntualmente. El Gobierno auto-nómico, que reconoce una deuda a proveedores de 2.500 millones de euros, afirmó ayer en Les Corts Valencianes que seguirá abonando al magnate los al menos 17 millones anuales que cuesta organizar la carrera de coches en Valencia. En contraste, el president autonómico, Alberto Fabra, reconoció en la misma sesión que seguirá pidiendo "esfuerzos" a los funcionarios. También continuará aplicando su política de recortes en la sanidad y la educación: "Estamos hablando de tener que gastar menos porque no tenemos dinero para poder gastar más".

"No vamos a dejar de pagar, porque los valencianos cumplimos los contratos", explicó con solemnidad José Císcar, vicepresident. Fue la respuesta a Enric Morera, portavoz de Compromís, que le pidió que rescindiera el acuerdo con Ecclestone para "dejar los grandes fastos e invertir en economía productiva". Morera añadió que la verdadera razón por la que el Govern regional se obstina en continuar con la Fórmula 1 no es el cumplimiento de los compromisos, sino el hecho de que Fabra "es prisionero de la herencia del presidente Camps".

El Ejecutivo se niega a mostrar el contrato firmado por Camps y Ecclestone

El gasto público en las carreras de Fórmula 1 en Valencia se ha convertido en uno de los símbolos del derroche de recursos en grandes eventos que el Govern valenciano ha llevado a cabo en los últimos años. El evento fue impulsado por Camps en el año 2007. La construcción del circuito en el Puerto de Valencia el lugar elegido por Ecclestone mientras paseaba por la ciudad con el expresident costó entorno a 85 millones de euros.

En el contrato firmado con el magnate, Camps aceptó la imposición una indemnización muy elevada en caso de rescisión. Tanto, que el actual Ejecutivo valenciano no puede dejar de organizar las carreras, porque costaría tanto como seguir celebrándolas, según reconoció recientemente el propio Císcar.

Las cuentas del evento están rodeadas de una gran opacidad. El Gobierno autonómico asegura que la rentabilidad de la carrera es alta Fabra afirmó ayer que el impacto ha sido de 9.500 millones, según "expertos", pero se niega sistemáticamente a mostrar los supuestos informes en los que se basan estas estimaciones.

Fabra no ofrece pruebas de la rentabilidad del circuito

El Ejecutivo, además, rechaza mostrar el contrato firmado por Camps y el magnate, de forma que nadie conoce con certeza cuánto cuesta celebrar el evento cada año, ni cuál sería el monto total de la indemnización. Ayer, el vicepresident Císcar hizo caso omiso a estas preguntas planteadas por Morera, que añadió otra cuestión: "¿Seguirá usted pagando a Ecclestone en un paraíso fiscal, señor Fabra?". No hubo respuesta.

El argumento con el que Císcar pretendió justificar la continuidad de la Fórmula 1 el de que la Generalitat cumple sus compromisos contrasta con la realidad financiera de la Administración valenciana, que es la más endeudada de España en relación a su PIB y que el 5 de enero aprobó un recorte de 1.050 millones de euros en los presupuestos cerrados tres semanas antes. El pellizco más importante lo sufrirá la sanidad, con 440 millones menos.

Jorge Alarte, portavoz del PSOE, dedicó su intervención a recordar al president Fabra los recortes más importantes en este servicio extraídos de un documento que, afirmó, procede de la propia conselleria. "Samus sin médicos, se revisan las medicinas para enfermos de VIH, oncología y crónicos ", enumeró el portavoz. El conseller de Sanidad, Luis Rosado, le replicó que el documento que manejaba no es válido porque "no está firmado". No obstante, no negó los recortes, que justificó por la "necesidad de asegurar que esta sanidad sea sostenible".

EUPV (IU, en sus siglas en valenciano) se centró en el tijeretazo en educación. La portavoz de la formación, Marga Sanz, destacó que se están produciendo una bajada en la calidad del servicio. "Hay 30 alumnos en educación infantil sin profesor de apoyo", puso como ejemplo. Sanz destacó el recorte en los ingresos de los profesores a través del recorte del 50% de sus complementos en el sueldo. Fabra, por su parte, afirmó que los sexenios de los docentes valencianos son superiores a los de otras comunidades autónomas. "Lo que tiene que hacer es priorizar", concluyó Sanz, en alusión a los grandes eventos.