Jueves, 16 de Febrero de 2012

Ban Ki-moon cree que hay indicios de crímenes contra la humanidad en Siria

EFE ·16/02/2012 - 12:01h

EFE - El presidente austriaco, Heinz Fischer (d), comparece en una rueda de prensa junto al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en Viena, Austria, hoy, jueves 16 de febrero de 2012. Ban solicitó hoy en Viena el fin "inmediato" de la violencia en Siria y denunció que hay indicios de que las fuerzas del régimen de Damasco están cometiendo crímenes contra la humanidad.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, solicitó hoy el fin "inmediato" de la violencia en Siria y denunció que hay indicios de que las fuerzas del régimen de Damasco están cometiendo crímenes contra la humanidad.

"Vemos barriadas bombardeadas de forma indiscriminada, hospitales utilizados como centros de tortura y menores, incluso de diez años, encarcelados y sometidos a abusos. Vemos, posiblemente, algunos tipos de crímenes contra la humanidad", afirmó.

El secretario general de Naciones Unidas condenó los ataques del Ejército sirio contra la población civil y advirtió a Damasco de que no puede utilizar la falta de acuerdo en el Consejo de Seguridad para incrementar los ataques.

"Pido al Gobierno sirio que cumpla con la ley internacional y ponga fin de forma inmediata a los bombardeos y al uso de fuerza contra los civiles", recalcó.

Ban Ki-moon recordó que, según los cálculos de la ONU, más de 5.000 personas han muerto por el fuego de las fuerzas gubernamentales y cada día la cifra de fallecidos, heridos y desplazados aumenta.

"Lo que es importante es que las autoridades sirias deben parar la violencia y dejar de matar a su propia gente", destacó.

Después de lamentar la falta de acuerdo en el Consejo de Seguridad de la ONU, solicitó trabajar para hallar lo antes posible "un marco que permita un alto el fuego y el fin de la violencia", y ofrecer ayuda humanitaria a la población civil.

En este sentido, pidió a todas las partes en Siria y a la comunidad internacional que redoblen sus esfuerzos para detener la violencia y lograr un proceso de diálogo "incluyente" para tratar sobre el futuro del país árabe.