Jueves, 16 de Febrero de 2012

La vitamina B y el aceite de pescado no previenen el cáncer: estudio

Reuters ·16/02/2012 - 15:54h

Por Kerry Grens

En un estudio realizado en Francia sobre más de 2.500 personas con enfermedad cardíaca, el consumo de vitaminas B o ácidos grasos omega 3 no redujo el riesgo de desarrollar cáncer.

De hecho, en un pequeño grupo de mujeres, el aceite de pescado estuvo asociado con un aumento de ese riesgo.

"Esperábamos identificar algún beneficio de los suplementos. En cambio, no encontramos efecto alguno en los hombres y (hallamos) algunas pruebas de efectos adversos en las mujeres", dijo Valentina Andreeva, autora principal del estudio e investigadora de la Universidad de París.

El equipo también reunió información de cuántos participantes desarrollaron cáncer.

Los autores habían dividido a los participantes en cuatro grupos: uno tomó dos píldoras de vitamina B por día; otro tomó dos píldoras de grasas omega 3; el tercero utilizó ambos suplementos, y el cuarto, píldoras de placebo.

Las vitaminas B combinaban 3 miligramos (mg) de B6, 0,02 mg de B12 y 0,5 mg de ácido fólico.

El grupo tratado con grasas omega 3 utilizó 600 mg por día; los suplementos contenían el doble de EPA y DHA.

Durante cinco años, el equipo de Andreeva, del Instituto Nacional Francés de Investigación Médica (INSERM, por sus siglas en inglés) controló los diagnósticos de cáncer de la cohorte.

Más de 2.000 personas finalizaron el estudio; 174 de ellas desarrollaron cáncer y 58 murieron por esa causa. Los dos grupos que habían utilizado las píldoras de vitaminas B tuvieron el mismo nivel de riesgo de desarrollar un tumor que el grupo de control.

Esto coincide con los resultados de un estudio más grande a sobrevivientes de un infarto. Allí, las vitaminas B tampoco lograron reducir el riesgo de cáncer.

Los hombres que tomaron las píldoras de omega 3 tuvieron el mismo riesgo de cáncer que los varones del grupo de control. Pero en las mujeres, ese riesgo se triplicó.

Hubo 21 casos de cáncer en el grupo tratado con aceite de pescado, comparado con ocho en la cohorte de control.

Las mujeres eran cinco veces más propensas a morir por cáncer si habían tomado píldoras de omega 3 que si habían utilizado el placebo.

"Los suplementos alimentarios estudiados son sustancias activas que, cuando se utilizan de manera prolongada y sin control médico, podrían tener efectos adversos en algunas poblaciones", dijo Andreeva.

Aun así, la autora pidió no interpretar los nuevos resultados como una herramienta para afirmar que las píldoras de aceite de pescado elevan el riesgo de desarrollar cáncer.

Las cifras del estudio son pequeñas y el diseño no permite demostrar una relación causa-efecto con el cáncer.

Además, el equipo escribe en Archives of Internal Medicine que algunos tumores tempranos o crecimientos precancerosos podrían haber pasado desapercibidos al inicio del estudio y los suplementos podrían haberlos potenciado.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 13 de febrero del 2012