Jueves, 16 de Febrero de 2012

Otra sentencia ratifica la legalidad de vender cartuchos de Nintendo DS

Absuelto definitivamente el propietario de la tienda Alechip, para el que la empresa japonesa pedía 23 años de cárcel por delitos contra la propiedad intelectual

PÚBLICO.ES ·16/02/2012 - 10:50h

Los cartuchos para Nintendo DS, permiten la utilización de material descargado.

Alejandro Fernández Gutiérrez, propietario de la tienda de videoconsolas y reparación de teléfonos móviles de Avilés Alechip, ha sido absuelto definitivamente por la Audiencia Provincial de Oviedo, que ha desestimado el recurso presentado Nintendo contra una sentencia, también absolutoria, del Juzgado Penal de Avilés.

La empresa japonesa solicitaba 23 años de prisión y 840.000 euros de indemnización por varios delitos contra la propiedad intelectual e industrial y de descubrimiento y revelación de secretos al comercializar cartuchos de la consola Nintendo DS que permiten modificar o añadir funciones a la consola. 

El caso Alechip se remonta al 1 de abril de 2009, cuando  se intervinieron en la Administración de Aduanas de Avilés 400 paquetes procedentes de China que contenían cada uno un 'pendrive', una tarjeta/adaptador SD y un cartucho para la consola portátil de Nintendo, sin ningún software añadido.

Cinco días después se intervino otro envío de China compuesto por 500 adaptadores y otras 500 tarjetas micro SD. El importador era A.F.G., que posee una tienda de electrónica.

No fomentaba la piratería

El empresario reconoció en la vista oral que venía importando y vendiendo desde 2006 esos dispositivos, y que también vendía consolas Nintendo y juegos originales. La multinacional nipona, sin embargo, consideraba que cometía un delito al vender un producto que suponía un uso no autorizado de su software y que fomentaba la piratería.

En la sentencia absolutoria del pasado año y que ahora ha sido confirmada, se concluía que "la conducta del acusado no se ajusta a la previsión típica contenida en la ley penal". Por lo que se refiere a la acusación del delito contra la propiedad industrial, el juez no vio delito y recordó que los cartuchos importados tienen la "diferencia" de estar dotados de una ranura para la inserción de tarjetas.

La sentencia tampoco consideró que existiera delito contra la propiedad industrial, entre otras cosas porque se desconoce el mecanismo criptográfico que tienen las consolas y los cartuchos de Nintendo.