Miércoles, 15 de Febrero de 2012

Vitamina D2 no mejora salud cardíaca en enfermos renales crónicos

Reuters ·15/02/2012 - 18:06h

Por Megan Brooks

El paricalcitol (vitamina D2) no mejoró como esperaban los investigadores las mediciones de estructura y función cardíacas ni la masa del ventrículo izquierdo en pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) que participaron del llamado ensayo PRIMO.

Los autores de un comentario publicado junto con el estudio en la edición en internet de Journal of the American Medical Association indican: "En este momento, el paricalcitol no puede recomendarse para pacientes con ERC".

La ERC tiene efectos adversos sobre el metabolismo de la vitamina D, y hasta un 80 por ciento de los pacientes con enfermedad en estadios tres a cinco presenta deficiencia de vitamina D.

"Hay mucho interés en la vitamina D y varios estudios sugieren que habría una relación entre la vitamina D y la enfermedad cardíaca", explicó a Reuters Health el doctor Ravi Thadhani, del Hospital General de Massachusetts en Boston, quien dirigió el estudio.

"Nosotros examinamos específicamente el efecto de una forma potente de vitamina D y la estructura y función cardíacas y no hallamos ningún efecto importante durante un período de un año. Hallamos otros efectos interesantes, como una reducción de los episodios de hospitalizaciones vinculadas con insuficiencia cardíaca, pero eso requiere más estudios más ser confirmado", agregó Thadhani.

El ensayo PRIMO fue realizado en 11 países entre el 2008 y el 2010, con 227 pacientes (en su mayoría hombres hipertensos).

Los participantes fueron asignados al azar para recibir 2 mcg diarios de paricalcitol por vía oral o un placebo durante 48 semanas.

Ni el índice de masa ventricular izquierda a las 48 semanas (el resultado primario) ni ningún otro de los 10 puntos de la estructura o función cardíacas analizados mejoraron de manera llamativa con paricalcitol.

El paricalcitol pareció estar asociado con menos hospitalizaciones por motivos cardiovasculares (una frente a ocho con placebo), además de un aumento leve en los niveles sanguíneos de péptido natriurético B (BNP) pero una mayor incidencia de hipercalcemia (un 22,6 frente a un 0,6 por ciento).

Thadhani dijo a Reuters Health: "Los efectos sugestivos que descubrimos relacionados con la insuficiencia cardíaca merecen más investigación".

Los doctores Stefan D. Anker y Stephan von Haehling, del Charite Campus Virchow-Klinikum en Berlín, Alemania, que escribieron el comentario, coinciden en que se requieren más estudios.

El ensayo PRIMO "debe continuarse con un ensayo más amplio adecuadamente dirigido a evaluar puntos clínicos clave como las hospitalizaciones por motivos cardíacos, los episodios de diálisis y la mortalidad", concluyeron en su comentario.

El estudio fue financiado por una beca de investigación de Abbott Laboratories, que comercializa el paricalcitol Zemplar.

FUENTE: Journal of the American Medical Association, online 14 de febrero del 2012