Miércoles, 15 de Febrero de 2012

Problema neurológico sería causa oculta de caídas en ancianos

Reuters ·15/02/2012 - 17:13h

Por Fran Lowry

La mielopatía cervical, que es una enfermedad neurológica común que altera el equilibrio y la coordinación, provocaría caídas en los adultos mayores, según informó un equipo durante la Reunión Anual 2012 de la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos, en San Francisco.

"La mielopatía es una enfermedad indolora y silenciosa", dijo el doctor Kristen Radcliff, de la Thomas Jefferson University, en Filadelfia.

"Varios pacientes que consultaron en nuestro servicio de traumatología ortopédica habían desarrollado ataxia y algunos síntomas intestinales y vesicales, que son un signo de la mielopatía cervical, y me pregunté si ese sería el motivo neurológico subyacente de sus caídas", explicó.

En un estudio piloto, el equipo de Radcliff evaluó a 28 pacientes mayores con fractura de cadera y buen estado cognitivo, y otros 38 pacientes con características similares a los que se les realizó un reemplazo de cadera.

Seis pacientes del primer grupo (el 21 por ciento) y ninguno del segundo grupo tenían mielopatía cervical).

"Les ofrecimos una tomografía gratuita de la región cervical por resonancia magnética si aceptaban participar del estudio y determinábamos que tenían factores de riesgo, pero muchos pacientes rechazaron la resonancia porque consideraban que retrasaría su rehabilitación", comentó el autor.

"De modo que les preguntamos a todos los pacientes que consultaban por una fractura de cadera si nos autorizaran a obtener imágenes de la columna en la región cervical. Estamos analizando ampliar el estudio a otras fracturas", agregó.

Si la mielopatía cervical es un factor de riesgo de las caídas, su tratamiento ayudaría a los adultos mayores.

Los resultados no sorprendieron al doctor Stuart J. Fischer, ortopedista de Summit, en Nueva Jersey, ex presidente de la Sociedad de Ortopedia de Nueva Jersey y autor del libro One Hundred Questions and Answers about Hip Replacement (Cien preguntas y respuestas sobre el reemplazo de cadera).

"Confirma lo que vemos en los consultorios. Algunos pacientes tendrían una enfermedad subyacente que les provoca la pérdida del equilibrio o altera su capacidad de caminar. Una fractura de cadera es un primer signo de esa enfermedad", dijo a Reuters Health.

Fischer comentó que los trastornos neurológicos suelen detectarse por primera vez durante la internación de un paciente por una fractura de cadera.

"Es el momento en el que un médico se da cuenta de que esa persona tendría parkinsonismo o algún otro trastorno", indicó.

"En realidad, lo que este estudio nos dice es que hay un grupo de personas con alguna enfermedad neurológica subyacente y que si se les indica usar un caminador, tomar otras precauciones o iniciar un tratamiento farmacológico, podríamos prevenir algunas caídas", añadió Fischer.